RESUMEN-Francia y Alemania piden cambiar los tratados europeos

martes 22 de noviembre de 2011 22:30 CET
 

Por Yann Le Guernigou Y Eva Kühnen

PARÍS/BERLÍN (Reuters) - El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha adoptado la campaña de Alemania para un cambio de tratados que permitiría a las autoridades europeas tener competencias intrusivas para intervenir en los presupuestos nacionales de aquellos países que comparan el euro.

Ambos países propondrán en breve unas enmiendas para el Tratado de la UE en respuesta a la crisis de deuda soberana de la eurozona, dijo Sarkozy el martes.

"Con (la canciller Angela) Merkel, pronto haremos propuestas para modificar los tratados para impedir a los países desviaciones en las áreas presupuestaria, económica y fiscal", declaró en un foro asiático celebrado en París. "Haremos lo que haga falta no solo para defender Europa sino para consolidarla".

El cambio de los tratados europeos es un proceso muy complicado. Francia ha defendido tradicionalmente su propia soberanía fiscal y económica y sus votantes rechazaron una propuesta de tratado constitucional europeo en un referéndum en 2005. Pero según diplomáticos, el presidente francés no tiene muchas alternativas más que ir con Merkel porque la máxima calificación crediticia del país, la preciada AAA, está bajo amenaza y la prima que los inversores piden por tener deuda francesa en lugar de la alemana está subiendo.

En un día en el que los costes de financiación de países como España e Italia siguió subiendo, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, pidió unas "medidas anticrisis", una aparente insinuación para que el Banco Central Europeo adopte más medidas.

Sarkozy alabó el papel del BCE en la compra limitada de bonos de la eurozona para calmar a los mercados, pero no llegó a pedir una intervención más decisiva, como sí hizo su ministro de Finanzas.

Alemania, el país que más aporta en la UE, sigue bloqueando las dos vías de salida más mencionadas a una crisis que está sacudiendo toda la economía mundial: una intervención masiva del BCE comprando bonos de los países afectados o una emisión conjunta de deuda de la eurozona.

"(El BCE) iría más allá de su mandato y pondría en duda la cuestión de la legitimidad de su independencia aceptando el papel de prestamista de último recurso para países muy endeudados", dijo en Berlín el miembro del consejo del banco y presidente del Bundesbank alemán Jens Weidmann.   Continuación...