Problema de motor obliga a vuelo de Qantas a desviarse a Dubái

viernes 4 de noviembre de 2011 07:21 CET
 

Por Narayanan Somasundaram

SÍDNEY, 4 nov (Reuters) - Un problema en un motor obligó el viernes a un avión A380 de Qantas Airways que volaba hacia Londres a desviarse a Dubái, justo un año después de que la explosión de un motor en pleno vuelo obligó a la aerolínea a dejar en tierra a toda su flota de naves A380 durante casi un mes.

El aparato Airbus tuvo un "problema de cantidad de aceite" en un motor que fue apagado de acuerdo a los procedimientos estándar, dijo un portavoz de Qantas en Sídney, agregando que los ingenieros de Qantas investigarían el fallo.

El avión que transportaba 258 personas, incluido el actor inglés, escritor y comediante Stephen Fry, aterrizó sin dificultades en Dubái.

"Las dos situaciones no están relacionadas. Este es un evento extraordinario e investigaremos para hacer que la nave vuelva a volar tan pronto como sea posible", dijo la portavoz Olivia Wirth, refiriéndose al último incidente y a la explosión de un motor hace un año.

"Aún detenido en pista de Dubái. Nadie sabe por cuánto tiempo estaremos aquí. Debería haber aterrizado en Londres a las 6:20. ¡Eso no ocurrirá!", dijo Fry a sus 3,3 millones de seguidores en la red de micromensajería Twitter.

"No ha sido una gran semana para Qantas", agregó.

Un avión Airbus A380 de Qantas sufrió la explosión de un motor el 4 de noviembre del 2010, después de que despegara desde Singapur con destino a Sídney. La nave regresó a Singapur y aterrizó sin complicaciones.

Qantas, que tiene uno de los mejores historiales de seguridad en vuelo de la industria, dijo que la explosión se debió a un incendio en el motor.

En la emergencia del año pasado, el disco de una turbina se desintegró y lanzó fragmentos de metal a velocidad supersónica a través del ala de la nave, dañando sus sistemas y esquivando por poco la cabina.

El último incidente ocurre tras una serie de reveses para la aerolínea australiana, que durante el fin de semana dejó en tierra a toda su flota de naves para ganar ventaja frente a sus sindicatos en una dilatada y costosa disputa laboral.