El presidente del Bundestag: No habrá voto rápido sobre el EFSF

domingo 14 de agosto de 2011 14:07 CEST
 

BERLÍN, 14 ago (Reuters) - El presidente del Bundestag o Cámara Baja del parlamento alemán, Norbert Lammert, echó un jarro de agua fría sobre los planes del Gobierno de tener una votación sobre el fondo de rescate financiero de la eurozona para el 23 de septiembre.

En una entrevista con el diario Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung publicada el domingo, Lammert se mostró contrario al intento del Gobierno de acelerar la aprobación de la medida en el parlamento. Lammert es uno de los dirigentes de la Unión Cristiano Demócrata de la canciller Angela Merkel (CDU, por sus siglas en alemán).

"El fondo de rescate del euro es una cuestión tan importante que el parlamento no podrá debatirla con la diligencia debida que es necesaria en solo unos días", declaró Lammert, que se ha enfrentado repetidamente con Merkel por otras cuestiones.

"Depende del propio parlamento decidir cuánto tiempo necesita para tratar este asunto", agregó.

El viernes, fuentes parlamentarias dijeron que grupos parlamentarios en la coalición de Merkel tenían previsto someter a votación en el Bundestag el 23 de septiembre las reformas al fondo de rescate de la eurozona. La medida se votaría en la Cámara Alta, el Bundesrat, ese mismo día, cuando también tiene previsto reunirse, añadieron las fuentes.

A pesar de cierto escepticismo en esta formación conservadora, Merkel confía en que se aprueba la ley que establece los cambios al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF, por sus siglas en inglés). Los socialdemócratas en la oposición han dicho que votarán a favor.

Las fuentes parlamentarias dijeron que el Gobierno tendría que elaborar un proyecto de ley preliminar sobre el EFSF para el 31 de agosto. Para acelerar el proceso, los grupos parlamentarios podrían llevar sus propios borradores el 5 de septiembre, el primer día de la vuelta al trabajo de los diputados. El proceso también podría acelerarse si Gobierno y grupos parlamentarios presentan sus borradores en paralelo.

El Gobierno alemán - junto con los de Austria, Finlandia, Holanda y Eslovaquia - ha dicho que confía en que sus parlamentos aprueben el acuerdo alcanzado el 21 de julio por los dirigentes de la eurozona para ampliar las capacidades del fondo, de 440.000 millones de euros.

La mayoría de las cámaras están en pleno parón veraniego hasta el mes que viene, y los gobiernos han optado por no convocarlas de urgencia.

En Alemania, algunos diputados escépticos de la CDU están intentando adelantar una conferencia del partido a antes de la votación para intentar ejercer cierto control sobre la política europea de Merkel, pero no parece probable que lo vayan a lograr. Los líderes del partido con el que gobiernan en coalición, los Demócratas Libres, esperan que una clara mayoría de sus diputados apruebe los cambios.