La policía británica se prepara para evitar disturbios

viernes 12 de agosto de 2011 18:12 CEST
 

Por Jodie Ginsberg

LONDRES, 12 ago (Reuters) - La policía británica se preparaba el viernes para evitar que el consumo de alcohol el fin de semana provoque disturbios como los que afectaron a Londres y otras ciudades esta semana, impactando a la nación y dañando su imagen un año antes de los Juegos Olímpicos.

Steve Kavanagh, vicecomisario de la Policía Metropolitana, dijo que 16.000 agentes seguirán de servicio en la capital el viernes, el despliegue más grande en tiempos de paz y comparado con una cifra habitual de unos 2.500.

Otras fuerzas, incluyendo las de Nottingham, Birmingham y Liverpool, indicaron que mantendrán un alto nivel de vigilancia durante el fin de semana, aunque señalaron que después de un par de noches de calma no prevén nuevos incidentes.

Incluso en momentos normales, los casos de desorden público provocados por el alcohol son comunes en los centros urbanos británicos durante el fin de semana.

Después de describir las cuatro noches de saqueos, incendios y violencia, en las que murieron cinco personas, como "criminalidad pura y dura", el primer ministro David Cameron admitió que la respuesta inicial de la policía fue inadecuada.

Sus comentarios desataron una dura respuesta de la Policía, que se enfrenta a una reducción del número de agentes como consecuencia de las medidas de austeridad con las que el Gobierno intenta reducir la deuda pública.

"El hecho de que los políticos hayan elegido regresar es irrelevante en términos de las tácticas que se estaban desarrollando en el momento", dijo Hugh Orde, presidente de la Asociación de Jefes de Policía, en referencia a que Cameron y otros ministros acortaron sus vacaciones por los disturbios.

Más de 1.200 personas fueron detenidas en medio del caos. Natasha Reid, una londinense de 24 años, se entregó a la policía porque dijo que no podía dormir de la culpa que sentía por haber robado un televisor, de acuerdo a su abogado.   Continuación...