ANÁLISIS - Más allá de la deuda, ¿una crisis de globalización?

lunes 8 de agosto de 2011 16:06 CEST
 

Por Peter Apps

LONDRES, 8 ago (Reuters) - La crisis en el sistema político y financiero internacional va más allá de los problemas de deuda que actualmente asolan a Occidente, y llega al corazón de la forma en que se ha gestionado la economía mundial durante dos décadas.

Tras depender de ella para forjar años de crecimiento, sacar a millones de la pobreza, elevar el nivel de vida y tener felices a los ciudadanos, los países parecen haber perdido el control de la globalización.

A corto plazo, eso deja a los legisladores impotentes ante unos mercados que se mueven rápido y otros sistemas incontrolados y quizás incontrolables, minando su autoridad y ayudando potencialmente a alimentar el descontento social y las reacciones violentas.

A largo plazo, aún hay muestras de que el mundo podría repetir los errores de los años 30 y caer en el proteccionismo y en la polarización política. Hay pocas soluciones obvias, y algunos de los problemas subyacentes se han gestado durante mucho tiempo.

"En un momento de recesión económica, los países tienden a volverse aislacionistas y atrincherarse frente a la globalización", dice Celina Realuyo, profesora adjunta de asuntos de Seguridad Nacional en la Universidad de Defensa Nacional de Estados Unidos en Washington DC.

"Dado el mayor número de participantes en cada tema - cambio climático, sistema financiero global, ciberseguridad - no está tan claro cómo pueden los países tradicionales liderar cualquier asunto, por no decir construir consenso a nivel global", dijo.

El sistema financiero, Internet e incluso la cadena de suministro para los recursos naturales han ido quedando poco a poco lejos de formas eficaces de control estatal.

Estos instrumentos de globalización han aportado una riqueza enorme y mantenido a las economías en marcha, podría decirse que con más eficiencia, pero también pueden volverse rápidamente en contra de las autoridades.   Continuación...