9 de julio de 2011 / 14:03 / hace 6 años

ACTUALIZA-Rubalcaba hace guiños a la izquierda ya como candidato

6 MIN. DE LECTURA

(añade citas, detalles)

Por Blanca Rodríguez

MADRID, 9 jul (Reuters) - Alfredo Pérez Rubalcaba inclinó el sábado su discurso a la izquierda en su primera intervención como aspirante al Palacio de La Moncloa tras ser proclamado candidato socialista a la presidencia del Gobierno español.

Así, propuso dedicar parte del beneficio bancario a crear empleo, recuperar el impuesto del patrimonio para los más ricos y reformar el sistema electoral, tras anunciar el viernes su renuncia a sus puestos en el Gobierno como vicepresidente primero y ministro de Interior para centrarse en su candidatura.

Rubalcaba destacó la necesidad de crear empleo en un país en el que el paro afecta hasta el 21 por ciento de la población activa, como eje de su campaña para las elecciones previstas para marzo de 2012 si no hay adelanto electoral a finales de otoño.

"Pronto será el momento de pedir a cajas y bancos que de sus beneficios dejen una parte para la creación de empleo. Y lo haremos y lo podemos hacer", dijo Rubalcaba entre los aplausos de los alrededor de 1.000 asistentes al acto de proclamación como candidato del PSOE tras su ratificación por parte del comité federal del partido.

El veterano político de 59 años tiene ante sí la difícil tarea de dar la vuelta a unas encuestas que dan por ganador al Partido Popular de centroderecha en las próximas elecciones con una distancia de hasta 14 puntos, tras la dura derrota electoral que sufrieron los socialistas el pasado 22 de mayo en los comicios autonómicos y municipales.

Rubalcaba es uno de los políticos mejor valorados en España, pero la mayoría de los votantes considera que el líder del PP, Mariano Rajoy, sería un mejor gestor de la economía española, que sigue luchando por recuperarse de la enorme burbuja inmobiliaria que estalló hace cuatro años.

"Es el momento de políticas redistributivas y de repensar algunas de las cosas que hemos hecho", declaró, señalando que era el momento de recuperar el impuesto del patrimonio que quitaron los propios socialistas, aunque en esta ocasión dirigido a los "grandes patrimonios que existen y que tienen que colaborar con aquellos que más han sufrido en la crisis".

Los socialistas esperan que el "efecto Rubalcaba" logre recuperar la confianza de sus tradicionales votantes, desencantados con la gestión de la crisis por parte del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que anunció en abril su intención de no presentarse a la reelección después de dos mandatos al frente del país.

Aunque las elecciones no están previstas hasta la próxima primavera, no se descarta que Zapatero acabe adelantando los comicios a octubre o noviembre, para que Rubalcaba pueda aprovechar una mejora económica en verano.

A lo largo de su discurso televisado, interrumpido por aplausos en numerosas ocasiones, el candidato socialista, que repitió como un 'leitmotiv' su objetivo de tener un programa "ambicioso y realista", arremetió contra los paraísos fiscales, defendió una tasa para las transacciones financieras y apostó por una vinculación de las rentas salariales de los trabajadores con los beneficios de las empresas.

guiño Al 15-M Y Defensa De Lo público

Rubalcaba pidió a sus compañeros de partido "austeridad pública y privada", subrayó que cumplirá con el pacto de los países del euro para reducir el déficit e hizo una defensa cerrada de la política como medio para "cambiar el mundo".

"Hay gente que razonablemente duda de que los votos sean más importantes que los mercados", dijo Rubalcaba, añadiendo que los políticos debían recuperar el control.

Propuso también bonos de la zona euro para defenderse de los especuladores, una idea ya descartada por líderes europeos mientras buscaban respuestas a las crisis fiscales de Grecia, Portugal e Irlanda, que han amenazado con arrastrar a España.

Además, en un claro gesto hacia el movimiento de los indignados o del 15-M, que en los últimos meses se han manifestado exigiendo una "democracia real" y contra la corrupción, las medidas de austeridad y el paro, Rubalcaba avanzó que en la conferencia política que celebrará el PSOE en septiembre y de la que saldrá el programa electoral se abordará un cambio en el sistema electoral para que sea "más proporcional y más cercano".

Defendió igualmente la sanidad pública, que calificó de "sagrada e intocable", y dijo que no cambiaría ninguna de las leyes educativas en vigor aunque propondría cambios en la selección del profesorado para asemejarla a la formación de los médicos españoles.

El candidato socialista aseguró que se "partiría el pecho" por los emprendedores y auguró como tres sectores claves para crear empleo en los próximos años el energético, la lucha contra el cambio climático y la atención a una población en proceso de envejecimiento.

Pese a que las encuestas no acompañan, Rubalcaba, que se definió como un socialista orgulloso de serlo desde que entró en política en plena dictadura de Franco, aseguró que él nunca se había "arrugado ante ningún problema" y que iba a "salir a darlo todo".

"En esta campaña electoral nada está escrito y nada está decidido de antemano", aseguró.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below