6 de julio de 2011 / 19:15 / hace 6 años

Los indignados tienen un nuevo objetivo: impedir los desahucios

Por Elisabeth O‘Leary

MADRID, 6 jul (Reuters) - Más de 200 personas se congregaron el miércoles en un barrio de Madrid para evitar el desahucio de una mujer desempleada y sus dos hijos, uno de ellos discapacitado.

La concentración es parte de una nueva ola de protestas que se suceden en España, donde grupos de personas se concentran junto a casas de desempleados para evitar su desahucio, elevando la presión sobre los políticos para que ayuden a un millón de españoles que tienen problemas para pagar sus hipotecas.

El movimiento ganó impulso en mayo dentro de las protestas de los indignados contra los recortes del gasto del Gobierno, su fracaso a la hora de revivir una economía moribunda y la tasa de desempleo más alta de la Unión Europea, un 21%.

“Bajan los precios de la vivienda y sube el paro masivamente y mucha gente tiene que decidir, o pagas la hipoteca o das de comer a tus hijos”, dijo David Cobo, miembro de la asociación Afectados X la Hipoteca, gritando para hacerse escuchar entre el ruido de la concentración.

Esta semana hay convocadas varias protestas de este tipo en España, organizados a través de los medios sociales. En decenas de casos, la multitud han conseguido bloquear la entrada al edificio, haciendo imposible que el funcionario entregue la orden de desahucio.

Alrededor de 300.000 personas han sido expulsadas de sus casas en los últimos dos años, la mayoría pertenecen a los casi cinco millones de desempleados que hay en España. El paro se acaba después de unos dos años y muchos se quedan con pocos o ningún ingreso.

La semana pasada el Gobierno anunció medidas para ayudar a las personas que tienen problemas para pagar sus hipotecas, pero las asociaciones de consumidores dicen que la norma solo ayudaría a unos pocos de los que están en una situación financiera límite.

El Partido Socialista probablemente perderá las elecciones, previstas en marzo de 2012, y algunos de sus altos cargos han comenzado a criticar a los bancos, los principales prestamistas de hipotecas. Las asociaciones de consumidores califican estos ataques de pura retórica.

Las encuestas de opinión muestran que la mayoría de los españoles, de izquierdas y derechas, creen que la clase política no ha conseguido aportar soluciones reales a la crisis económica.

Los costes de endeudamiento del Gobierno se han incrementado, mientras los inversores internacionales temen que España podría dirigirse a una crisis fiscal y necesitar un rescate, como Irlanda, Grecia y Portugal. El Gobierno ha respondido recortando costes que han encolerizado a los españoles y mermado el crecimiento económico.

CARGA DE DEUDA DE LOS HOGARES

El valor de la deuda hipotecaria prácticamente se duplicó en cinco años hasta 2009, según los datos del Banco de España, mientras los españoles se subían al carro de la vivienda por las facilidades de crédito.

“Todo el mundo ha especulado de una forma o de otra y ha dado la sensación de que los precios iban a subir para siempre”, dijo Fernando Encinar, analista en la web de viviendas Idealista.com.

Los precios de la vivienda han caído un 16 por ciento en Madrid desde que el boom inmobiliario alcanzara su punto álgido en 2007, y el descenso hace imposible para muchos vender sus casas sin quedar cargados de deudas.

La ley española establece que si un banco embarga una casa y desahucia al propietario, esta persona arrastrando una deuda con el banco.

Eso ha evitado que el mercado de la vivienda sufra un descenso incluso más pronunciado, mientras los hipotecados se aferran a la vivienda de todos los modos posibles. A consecuencia de ello, el sector bancario español se ha mantenido a flote, aunque con una fuerte necesidad de capital.

El nivel global de hipotecas morosas a nivel nacional es muy bajo, un 2,6, de todas las hipotecas, mientras los españoles tratan de seguir pagando renegociando los términos o recurriendo a ahorros.

“El problema no es que la ley aquí sea tan diferente de otros países. Es que España ha estado más expuesta al mercado y ha habido una burbuja enorme ... y los precios han bajado a la vez que se produce un desempleo enorme”, dijo Encinar.

En España siempre se ha pensado que alquilar era tirar el dinero, por ello la tasa de propiedad de viviendas es alta comparada con otros países: un 85 por ciento, según las empresas inmobiliarias.

Eso hace difícil que un gobierno, de cualquier espectro político, establezca una política que reste fuerza a los precios de la propiedad.

LLEGAR A FIN DE MES

La asociación de clientes de banca ADICAE estima que más de un millón de familias tiene graves problemas para pagar la hipoteca y dice que muchos se alimentan en comedores de beneficencia para poder cumplir con el pago hipotecario.

Grupos antidesahucios han conseguido evitar que bancos y abogados se hagan con la propiedad de las viviendas en decenas de casos, aunque los bancos a menudo envían otra orden de desahucio meses después. Hasta el momento no ha habido violencia y la participación de la policía ha sido limitada.

“Estoy aquí porque estoy harto de que siempre son los mismos perjudicados y los mismos beneficiados,” Javier Gallego, a técnico de sonido de 41 años que participó en la protesta del miércoles en Madrid.

Los datos oficiales difundidos el miércoles muestran que la resaca urbanística continuará algunos años, ya que unas 700.000 propiedades siguen vacías en todo el país a finales de 2010, transcurrido tres años desde que estalló el boom de la vivienda.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below