Un informe británico acusa a Joseph Blatter de encubrimiento

martes 5 de julio de 2011 10:05 CEST
 

LONDRES, 5 jul (Reuters) - Una investigación del Gobierno británico sobre las acusaciones de corrupción respecto a las sedes del Mundial acusó a la FIFA de intentar pasar por alto la evidencia y cuestionó el compromiso del presidente Joseph Blatter para reformar la organización.

El informe, de 31 páginas y divulgado por el Comité de la Cámara de los Comunes, instó a la FIFA a encargar "una investigación completa, urgente e independiente" sobre las acusaciones relacionadas con las sedes de los campeonatos del 2018 y el 2022.

También indica que considera como "extraordinaria" la decisión de la FIFA de abandonar la investigación sobre supuestos delitos del trinitense Jack Warner, que renunció al comité ejecutivo de la FIFA el mes pasado tras 28 años, en vez de enfrentar cargos de corrupción.

Entre varias conclusiones, el informe dice: "Estamos consternados por las acusaciones de corrupción hechas contra miembros del Comité Ejecutivo de la FIFA durante el curso de nuestra investigación".

"Aunque (las acusaciones) han sido puestas en tela de juicio en otra evidencia, son suficientemente serias para que la FIFA encargue una investigación completa, urgente e independiente y que el resultado sea hecho público", añade.

El documento sostiene que "en lugar de eso, la FIFA ha dado la impresión de que desea barrer bajo la alfombra todas las acusaciones de conducta fraudulenta y hacer a un lado a cualquiera que les presente acusaciones con un planteamiento que roza el desprecio".

El informe insta a la FIFA a revisar el proceso de postulación para futuras copas mundiales y a que se reforme como hizo el Comité Olímpico Internacional (COI) después de revelarse acusaciones de soborno y corrupción en la campaña de Salt Lake City por recibir los Juegos de Invierno 2002.

Sin embargo, el documento dice que el historial de Blatter no inspira confianza de que esto ocurra.

"Esperamos que él cumpla las tareas que asumió al ser reelecto para la presidencia (de la FIFA)", indicó el documento. "Instamos a la Asociación de Fútbol (de Gran Bretaña), y otras asociaciones nacionales que aseguren que él sea considerado responsable de ellas", añadió.

Un miembro de la comisión, el parlamentario Damian Collins, dijo a Reuters en una entrevista telefónica antes de la publicación del informe: "Estamos muy preocupados sobre el desprecio que la FIFA mostró cuando le presentaron la evidencia. Es sorprendente el escaso escrutinio que hay sobre cómo los ejecutivos de la FIFA administran sus negocios".

"La FIFA puede gobernar el fútbol, pero no es dueña del fútbol, y la manera cómo opera no sería aceptable en cualquier otra organización. La FIFA necesita ser más transparente", añadió.