Socialistas españoles, a punto de perder región de Extremadura

lunes 4 de julio de 2011 17:57 CEST
 

MADRID, 4 jul (Reuters) - Los socialistas españoles fracasaron en su intento de conservar el gobierno de Extremadura con el apoyo de Izquierda Unida, según indicaron miembros de IU el lunes, cuando comenzaba el debate de investidura de la región en el que el Partido Popular de centroderecha podría asumir el gobierno y dejar al partido gobernante en España sin el último de sus bastiones tradicionales.

La pérdida de Extremadura, que podría confirmarse el jueves cuando se vote al nuevo presidente de la región, deja a los socialistas con el gobierno de sólo dos de las 17 Comunidades Autónomas, Andalucía y País Vasco, que también es probable que pierdan la próxima vez que celebren elecciones.

"El culpable es el PSOE por las políticas que ha hecho y por una buena parte de los electores del PSOE que han cambiado su voto", afirmó el lunes Pedro Escobar, coordinador regional de IU en Extremadura, a la Cadena Ser, rechazando la responsabilidad de su grupo en el cambio de gobierno en el antiguo bastión socialista.

Escobar confirmó que IU, que en las elecciones locales y regionales del pasado 22 de mayo obtuvo tres escaños en el Parlamento extremeño, se abstendría de la votación de investidura del jueves, permitiendo que el PP, el partido más votado con 32 escaños, asuma la presidencia de la región.

Los socialistas lograron 30 escaños y sólo podría gobernar la región si hubieran logrado formar una coalición con IU, considerada su aliada natural en la izquierda.

Escobar y otros cargos locales de Izquierda Unida llevan semanas sufriendo presiones de la cúpula del partido en Madrid para que no permitan que los populares de centroderecha asuman el poder, pero dicen que tienen que cumplir la decisión de los votantes de la región, que dieron más votos al Partido Popular que a los socialistas.

El PSOE, impopular debido a una economía estancada y la tasa de paro más alta de toda la Unión Europea, sufrió una fuerte derrota en las elecciones municipales y autonómicas de mayo, y se espera que pierda también la generales previstas para marzo de 2012.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha anunciado que no se presentará a un tercer mandato y se encuentra bajo presión de algunos líderes socialistas para que convoque elecciones anticipadas, en las que el candidato será el vicepresidente primero y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Pese a la pérdida de ayuntamientos y gobiernos autonómicos en mayo, los socialistas habían conservado algo de dignidad en Extremadura, donde pareció que podría conservar el poder en alianza con Izquierda Unida.

Esa pequeña victoria se evaporó cuando IU se negó a renovar su alianza con los socialistas, permitiendo que el PP gobierne en Extremadura por primera vez en tres décadas.