Un 20% menos de ricos en España por la crisis, dice Merrill

miércoles 24 de junio de 2009 17:02 CEST
 

MADRID/NUEVA YORK, 24 jun (Reuters) - La crisis económica que ha destruido centenares de miles de empleos y ha puesto a numerosas empresas contra las cuerdas también afecta a las rentas más altas, en concreto el número de ricos ha descendido en España más de un 20 por ciento en 2008, según un informe de Merrill Lynch sobre grandes patrimonios.

Merrill Lynch, en su decimotercer Informe Anual sobre la Riqueza en el Mundo, publicado el miércoles, asegura que el número de personas con unos activos de inversión mínimos de un millón de dólares, sin tener en cuenta la primera vivienda y consumibles, se redujo en España desde 160.600 a 127.100 personas en 2008, un 20,9 por ciento menos.

Este descenso es superior a la media mundial, situada en un 14,9%. En total, hay 8,6 millones de ricos en el mundo, según los parámetros del banco de inversión, que destacó que los ricos habían perdido casi el 20 por ciento de toda su riqueza, mientras los volátiles mercados ponían fin a dos años de crecimiento.

Pese a esta reducción provocada por la crisis, España continúa entre los 12 países del mundo con mayor número de grandes patrimonios, una clasificación que encabeza Estados Unidos, Japón y Alemania.

En el otro extremo del espectro económico, Cáritas reveló el miércoles que el año pasado había atendido en su red de acogida en todo el país a un 50 por ciento más de personas que el año anterior, más de 500.000 individuos, aunque precisó que en algunos casos el incremento en sus centros había alcanzado el 70%.

La ONG católica, en una encuesta realizada en sus 68 delegaciones, revela que el perfil de los que han buscado ayuda son jóvenes (entre 20 y 40 años) con niños pequeños, mujeres solas con cargas familiares, hombres solos sin hogar, mujeres mayores con pensiones no contributivas e inmigrantes irregulares.

Estas personas buscaban ayuda para cubrir necesidades básicas como alimentación, vivienda y gastos sanitarios, y otros asuntos como vestido, educación, formación o ayuda para encontrar trabajo.

Cáritas considera que con un fondo de 2.000 millones de euros se podría crear una red homogénea de protección social básica y destacó en un comunicado que el 52% que llegaban a sus centros venían derivados de los servicios sociales.