25 de septiembre de 2009 / 9:06 / hace 8 años

ANÁLISIS- Industria española componentes aún no ve la luz

Por Tomás González Cobos

MADRID, 24 sep (Reuters) - Pese a las señales de recuperación económica y el repunte de las ventas de vehículos en las principales potencias europeas, los fabricantes de componentes de automoción en España se enfrentan todavía a un panorama de incertidumbre y mayores ajustes en su capacidad, señalaron representantes del sector y analistas.

La sensación generalizada es que, más allá de una reactivación respecto a los mínimos de final del año pasado y principios de este año, no se volverá a la situación de antes de la crisis.

"En España nos vamos a quedar con una producción anual de unos 2,1 millones de coches bastantes años, la cifra de 3 millones la debemos olvidar", indicó José María Martín, secretario general de Sernauto, patronal española de componentes.

El descenso en la fabricación de automóviles en España tendrá una repercusión directa en la industria auxiliar, que emplea a más de 200.000 personas y exporta más de un 55 por ciento de su producción, especialmente a Europa.

"Para este año estimamos una caída en la fabricación de vehículos del 17 por ciento. Si seguimos en estos niveles, todas las estructuras se tendrán que adaptar a la situación de la demanda y recortar plantilla", indicó Martín.

Un directivo de una empresa española de componentes cree que el ajuste puede ser aún mayor.

"Trabajamos con la perspectiva de que, en el mejor de los casos, en Europa nos quedaremos en una fabricación del 75-80 por ciento de lo que se hacía en 2007".

Teniendo en cuenta estas previsiones y los recortes ya realizados, quedaría un duro camino por recorrer, ya que en el último año se han perdido 7.000 puestos en empresas de componentes en España, de un total de algo más de 200.000, según estimaciones de Sernauto.

Desde octubre de 2008, los fabricantes de componentes han cerrado 27 plantas y 14 han presentado concurso de acreedores. Además, hay en vigor Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) temporales que afectan a 50.000 trabajadores.

Aparte de grupos españoles, como Sidenor o las cotizadas CIE Automotive (CIEA.MC) y Lingotes Especiales (LGT.MC), en España tienen fábricas multinacionales de componentes como la alemana Bosch GmbH ROBG.UL, la japonesa Bridgestone (5108.T), la francesa Valeo (VLOF.PA) o la italiana Pirelli PECI.MI, todas con regulación temporal o permanente de empleo este año.

TEMOR A LA RETIRADA DE AYUDAS

Los expertos coincidieron en señalar que las ayudas a la compra de coches han contribuido a reducir los abultados inventarios que había en enero reavivando las ventas en los principales mercados a los que exporta España (Alemania y Francia), por lo que habrá que esperar a ver cómo evoluciona el mercado sin muletas.

Un portavoz de ANFAC, patronal español de los fabricantes de coches, advirtió de que en el caso de Alemania, donde se acaban de retirar las ayudas, se suma además la incertumbre política por las elecciones generales de este domingo en Alemania.

En España, el Gobierno introdujo en mayo el Plan 2000E, por el que la subvención para un comprador es de unos 2.000 euros, procedentes de fabricantes, el Estado y las autonomías.

Una prueba de la eficacia de las medidas y el precipicio que se abre con su retirada es la evolución de las ventas fuera del subvencionado mercado de particulares.

"Tanto las matriculaciones a compañías de alquiler como a empresas siguen con caídas considerables, sobre todo por la falta de financiación en el primer caso y, la baja actividad económica, en el segundo", indicaron en ANFAC.

La duración prevista de estas ayudas es de doce meses si no se agotan antes los fondos, previstos para 200.000 operaciones, con alrededor de 116.000 realizadas hasta la fecha según Anfac.

Otro factor para desconfiar del aumento de las matriculaciones en Europa es la fácil comparativa con 2008.

"No hay que lanzar campanas al vuelo, subir un veintitantos por ciento desde nada es muy fácil, estos datos no signfican mucho", dijo el directivo de la empresa de componentes.

"Habría que comparar con 2007 para hacerse una idea más fiel a la realidad", coincidió el dirigente de Sernauto.

ADAPTARSE O MORIR

Otro de los retos a los que se enfrenta la industria española de compomentes para renacer es adaptarse a la introducción de los coches eléctricos, un creciente y prometedor mercado por los incentivos que recibe de los Estados.

"Los suministradores van a tener que ser flexibles y adaptarse a nuevos requerimientos para las marcas", dijo un analista del sector.

Desde Sernauto hacen un llamamiento para que los Presupuestos de 2010 que presentará esta semana el Ejecutivo mantengan los 800 millones de ayudas a I+D del Plan de Competitividad de Automoción, de los cuales un 40 por ciento fueron a parar a empresas auxiliares.

"Esperamos que sea una suma similar, para que las empresas en España puedan ser competitivas y adaptar su producción a los híbridos. O nos adaptamos a las nuevas tecnologías o veremos desaparecer muchas empresas", indicó Martín.

Información de Tomás González; editado por Carlos Ruano

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below