Rubalcaba pide al BCE que baje los tipos de interés

jueves 11 de agosto de 2011 15:12 CEST
 

MADRID, 11 ago (Reuters) - El candidato socialista a las elecciones generales, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró el jueves que el Banco Central Europeo (BCE) debería bajar los tipos de interés para facilitar la reactivación de una economía con "síntomas preocupantes".

Rubalcaba dejó el Gobierno el mes pasado para optar a la presidencia en los comicios adelantados a noviembre, aunque los sondeos sitúan al Partido Socialista a gran distancia del Partido Popular, que podría obtener la mayoría absoluta.

"Ha llegado el momento de solicitar al BCE que baje los tipos de interés de la misma forma que lo ha hecho la Reserva Federal para facilitar el crecimiento económico", señaló el ex vicepresidente y ex ministro del Interior en una rueda de prensa en Madrid tras reunirse con su equipo de programa electoral.

La semana pasada, el BCE dejó los tipos sin cambios en el 1,5 por ciento, mientras que este martes la Reserva Federal de Estados Unidos anunció que mantendrá sus tipos en niveles excepcionalmente bajos, próximos al cero por ciento, por lo menos dos años más para facilitar la recuperación económica en un contexto de fuertes turbulencias en los mercados por la crisis de la deuda en la eurozona y la reciente rebaja de la calificación de la deuda estadounidense por parte de Standard & Poor's.

Rubalcaba pidió "un esfuerzo" a la Unión Europea que afirmó que tiene que "estar más pendiente de lo que está pasando" y mostrarse "más enérgica", "más ágil" y "más activa" para poner en marcha el segundo paquete de ayudas a Grecia.

En el actual contexto de crisis mundial, el candidato socialista destacó que, además de coordinar medidas con otras economías, España no puede olvidar su hoja de ruta, por lo que señaló el cumplimiento de los objetivos de déficit, la reestructuración financiera y la mejora de la competitividad como los objetivos "que España necesita".

El Gobierno socialista - cuyo presidente, José Luis Rodríguez Zapatero decidió no optar a un tercer mandato ante su creciente impopularidad por las medidas adoptadas para luchar contra la crisis - está tratando de asegurar a los inversores que será capaz de recortar su déficit público al tres por ciento en 2013, frente al 9,2 por ciento de 2010, en un contexto de lento crecimiento.

Además, la deuda española ha sido una de las víctimas de los ataques a los países más vulnerables de la eurozona por su elevado déficit, lo que ha llevado al Ejecutivo español a quejarse de la lentitud en la aplicación de las decisiones adoptadas en la última cumbre europea para el segundo rescate a Grecia y otras medidas defensivas para frenar la desconfianza hacia la sostenibilidad de la región.

Estos ataques cesaron parcialmente después de que el BCE interviniera en los mercados, comprando bonos españoles e italianos, lo que ha llevado al diferencial del bono español con el alemán a estabilizarse en el entorno de los 270-280 puntos básicos.