Bolsa española encadena sexto cierre bajista en clima volátil

viernes 5 de agosto de 2011 18:11 CEST
 

MADRID, 5 ago (Reuters) - El Ibex 35 de la Bolsa española cerró el viernes con su sexta caída consecutiva y con un nuevo mínimo de 14 meses tras una nueva jornada de fuerte volatilidad y preocupaciones rapartidas entre el crecimiento global de la economía y la crisis de la deuda sobarana europea en una semana en la que perdió un 11 por ciento de su capitalización.

Durante toda la jornada, las alzas y las bajas se sucedieron con muy breves intervalos de tiempo y sin factores distintos a la gran incertidumbre reinante en el ámbito fianciero entre las múltiples declaraciones de los principales líderes de la política y de la economía de la zona de euro.

No obstante, el anuncio de un dato de empleo no agrícola más alto que el esperado en EEUU, sirvió de cierto aliento, sacando a la plaza doméstica de sus peores niveles de la jornada. De hecho, los tres valores punteros acabaron con ganancias.

El empleo de la primera economía el mundo creció en 117.000 puestos en el mes de julio, por encima de una previsión de un sondeo de Reuters de 85.000 puestos de trabajo.

"Una súbita preocupación por la posibilidad de una recesión en EEUU ha provocado un severo desplome de las bolsas mundiales esta semana", dijo Nicolás Lóipez, director de análisis de M&G valoers.

La crisis de la deuda sobarana europea, que parecía perder enteros en el interés de los inversores frente a los temores sobre el crecimiento, se relajó en las operaciones verpertinas después de que los diferenciales de los bonos de varios países del euro - entre ellos España e Italia -- alcanzaran a primera hora nuevos máximos de la era del euro entre persisitentes preocupaciones sobre la viabilidad de la zona del euro.

En este jornada, la diferencia del coste del bono italiano a 10 años frente al alemán superó al del español, lo que supuso un hito en la actual crisis. No obstante, los rendimientos de ambos instrumentos cotizaban por encima del 6,0 por ciento.

Operadores atribuyeron la mejoría del mercado de deuda pública europea - también más visible entre los bonos español e italiano - a declaraciones de distintos líderes europeos, todos ellos concidiendo en la necesidas de implementar lo antes posible las medidas acordadas el pasado 21 de julio en Bruselas y a actuar conjuntamente.

Además, algunos expertos dijeron que el hecho de que el presidente del BCE, Jean Claude Trichet, reconociera el jueves que había riesgos a la baja para el crecimiento, generó algunas expectativas de que la institución monetaria podría tomarse algún tiempo antes de subir nuevamente los tipos de interés.   Continuación...