14 de julio de 2011 / 7:49 / hace 6 años

CORREGIDO-ANÁLISIS- PSOE vira a izquierda para evitar mayoría PP

7 MIN. DE LECTURA

(Corrige en sexto párrafo número total de votos en

elecciones municipales de mayo)

* Rubalcaba trata de evitar mayoría del PP

* Debacle electoral mayo ha provocado una catarsis en el

partido

* Rubalcaba trata de recuperar voto perdido con guiños a

15-M como ataque a banqueros y cambio en ley hipotecaria

* Gobierno del PSOE deberá medir decisiones económicas para

que no afecten a elecciones ni suba riesgo país

Por Andrés González y Nigel Davies

MADRID, 14 jul (Reuters) - La reciente derrota electoral y la ascensión de Alfredo Pérez Rubalcaba como candidato a las próximas generales han traído un giro a la izquierda en el PSOE, con una estrategia encaminada, según analistas, a evitar la mayoría absoulta del PP una vez asumida como prácticamente inevitable la pérdida del poder.

En las últimas semanas, el PSOE ha iniciado una política de guiños a su electorado más progresista con Rubalcaba como protagonista de un cambio que intenta atraer el desencantado voto de la izquierda, pero que supone un difícil equilibrio con su tarea de mantener a raya a los mercados, que reclaman culminar las reformas de corte capitalista lanzadas para evitar el rescate de la economía española.

La batería de propuestas cumpliría la función de alejar al nuevo líder del partido del impopular presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, pero los expertos ven (muy) tremendamente complicado que consiga mucho más que evitar la mayoría absoluta del PP, un resultado que permitiría a Rubalcaba explotar su conocida capacidad negociadora.

"Es muy difícil pensar que puede ganar las elecciones en una situación como la actual. Hay dos posibilidades y cualquiera de las dos no es mala para el PSOE: una sería ganar, que se hace más complicado, y otra sería recortar hasta impedir una mayoría absoluta del PP", afirmó Fermín Bouza, catedrático de Sociología de la Universidad Complutense de Madrid.

"Esto yo lo creo más posible con Rubalcaba, yo creo que aquí (impedir la mayoría absoluta del PP) puede llegar al menos, y eso sería un triunfo", añadió.

En las elecciones municipales del 22 de mayo, el PP obtuvo casi 8,5 millones de votos, un 37,53 por ciento del total, frente al 27,79 por ciento del PSOE.[ID:nMAE74L0ID]

El principal obstáculo que se encuentra Rubalcaba para remontar estos resultados, a escasos ocho meses para las elecciones siempre y cuando no se adelanten a otoño, es la gestión de la crisis económica, que ha elevado el paro hasta más del 20 por ciento, la tasa más alta de la UE.

"Es muy difícil que el PSOE gane las eleccciones porque la gente esta muy afectada por la crisis, y si no mejoran los indicadores económicos (...) La ciudadanía ve a Rajoy con más capacidad para hacer frente a la crisis", afirmó José Pablo Ferrandiz, director general de Metroscopia, que coincide en que Rubalcaba podría pese a todo lograr una "derrota dulce" y quitar la mayoría absoluta al PP.

Los resultados de las autonómicas y municipales han zarandeado a la cúpula socialista, que ha visto cómo, de extrapolarse a unas eventuales elecciones generales, darían una mayoría aboluta al PP, que podría legislar cómodamente sin la necesidad de acudir a pactos con PNV y CiU, tradicionalmente los dos partidos "bisagra" de la política española.

"Lo que ellos (por el equipo Rubalcaba) están tratando de hacer es reactivar el voto del PSOE que se quedó en casa el 22 de mayo con una demagogia izquierdista para, además, provocar al PP para hacerle sacar sus armas electorales", Iñaki Anasagasti, senador por el PNV.

Rubalcaba ha cogido las riendas del partido anunciando un impuesto para la banca, recuperar en parte el impuesto del patrimonio o modificar la ley electoral, medidas con las que trata de desvincularse de sus recientes tareas en el Gobierno y buscar votos entre los simpatizantes del movimiento 15-M.

Sin embargo, analistas señalan que para ganar credibilidad, el Gobierno tendría que introducir alguna de las medidas propuestas ya en la actual legislatura, algo que el PSOE se ha encargado de descartar.

De hecho, en el peor de los casos, España podría verse obligada a aplicar nuevos e impopulares ajustes de austeridad para garantizar los objetivos de déficit, algo que golpearía directamente la línea de flotación de la campaña de Rubalcaba.

Promesas Que No Comprometan Riesgo país

Con promesas como un impuesto a la banca o un alza en los impuestos de las grandes empresas, los analistas consideran que el mercado y la prima de riesgo no se ven afectado por estos anuncios, más pendiente como están los inversores de la situación de Italia y el resto de la periferia del euro.

"Es verdad que Rubalcaba es muy hábil, pero no sería bueno que adquiriera muchos compromisos en materia económica que después no pudiera cumplir (...) Las reformas están comprometidas pero todavía no están hechas", afirmó un ex ministro socialista que pidió el anonimato.

De hecho, los analistas consideran que ninguna de las medidas tendrían gran impacto en los objetivos de recorte de déficit y que los mercados no parecen inquietos por el nuevo discurso socialista.

"No creo que los mercados se asusten de la retórica de Rubalcaba. Esto es una reacción por los indignados. No creo que la elección de Rubalcaba como presidente provoque un cambio radical en la política económica (...) pero en cualquier caso, dudo que el PSOE se pueda recuperar en los proximos meses", afirmó Antonio Barroso, analista de Eurasia Group.

La última encuesta de Metroscopia sitúa a los socialistas 14 puntos por detrás del PP, aunque Ferrandiz destacó que los sondeos aún no reflejan el efecto Rubalcaba.

El 15-M Como telón De Fondo

Muchas de las nuevas propuestas de Rubalcaba nacen del caldo de cultivo generado por el movimiento 15-M y los "indignados", que han reivindicado medidas de corte izquierdista para evitar los desahucios o la imposición de un impuesto a la banca.

Rubalcaba ha recogido el testigo lanzado por el movimiento, que para algunos analistas ha dañado al PSOE en los últimos comicios, y en su discurso de investidura anunció la creación de una tasa especial para las transacciones financieras.

"El discurso de Rubalcaba ha marcado un giro izquierdista hacia el 15-M. Pero el problema que tiene Rubalcaba es que la ciudadanía simpatiza con el 15-M, y el 15-M no quiere hacer caso a un partido político. A día de hoy es difícil pensar que un politico puede capitalizar el 15-M", declaró Ferrandiz.

(Información de Andrés González, Editado por Tomás González)

andres.gonzalez@thomsonreuters.com; +34 91 585 2179; Reuters Messaging: andres.gonzalez.thomsonreuters.com@reuters.net

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below