BREAKINGVIEWS- A la familia Botín le tocará aguantar la presión

viernes 17 de junio de 2011 19:29 CEST
 

-- La autora es columnista de Reuters Breakingviews. Las opiniones expresadas son suyas propias--

Por Fiona Maharg Bravo

MADRID, 17 jun (Reuters Breakingviews) - Dicen que en España la envidia es el deporte nacional. Por eso, la investigación por fraude fiscal sobre una parte de la ingente fortuna de la familia Botín en una cuenta secreta en Suiza los hace doblemente desafortunados. La noticia se conoció la víspera de la junta de accionistas del Santander (SAN.MC: Cotización), el gran día de la dinastía bancaria.

Fue anunciado en un extraño comunicado de la Audiencia Nacional, lo que espoleó las teorías conspiratorias de que había motivaciones políticas. Pero los Botín no deberían sorprenderse de sentir la presión.

La familia, incluido el presidente del banco, Emilio Botín, y su hermano, junto con sus 10 hijos, no se enfrenta a cargos específicos. El caso se refiere a una cuenta en el HSBC (HSBA.L: Cotización) en Suiza, que fue desvelado por una filtración a las autoridades francesas en 2010, y se centra en rentas mal declaradas entre 2005 y 2009.

A los Botín, como a cientos de otros clientes españoles, se les concedió una amnistía para enmendar errores y han pagado voluntariamente 200 millones de euros de impuestos atrasados.

Pero debido a la magnitud del asunto, las autoridades fiscales españolas y la fiscalía antifraude quieren más tiempo para establecer si todo ha sido rectificado. La extensión ha provocado que se hiciera público el caso.

No hay indicios de que los Botín desviasen fondos de manera activa al extranjero. La cuenta, un fondo fiduiciario suizo que opera bajo la ley británica, fue abierto por Emilio Botín padre en 1936 cuando se mudó temporalmente a Londres durante la guerra civil. Siguió sin actividad tras la muerte de Botín padre en 1993. Pero las responsabilidades fiscales fueron pagadas únicamente después de que las autoridades francesas descubriesen la cuenta. La familia dice que los impuestos están al día.

Con todo, el tamaño de los pagos voluntarios de la familia Botín implica una importante riqueza oculta que, vergonzosamente, no tienen despositada en el banco de la familia. Incluso los espectadores más compasivos considerarían este extremo, cuando menos, extraño.   Continuación...