10 de enero de 2011 / 14:09 / hace 7 años

Subasta bonos Portugal, clave para definir si se pedirá rescate

LISBOA, 10 ene (Reuters) - Portugal acudirá el miércoles a los mercados de bonos por primera vez en el 2011 con la difícil tarea de convencer a los inversionistas de que puede mantenerse firme sin la ayuda de un rescate de la Unión Europea, incluso si los rendimientos se disparan en la subasta.

La emisión será una prueba clave para medir la capacidad del país de continuar captando financiamiento en los mercados de deuda y será seguida de cerca por los funcionarios de política monetaria de la UE, que temen que la crisis de deuda de la zona euro pueda extenderse a España si no es detenida en Portugal.

Una importante fuente de la zona euro dijo el fin de semana que la presión sobre Portugal ha crecido desde Alemania y Francia para que Lisboa busque ayuda financiera de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional, tras los paquetes de auxilio suministrados a Grecia e Irlanda el año pasado.

"Va a ser muy importante (la subasta), va a definir el escenario", dijo Diego Iscaro, un economista de IHS-Global Insight en Londres, quien pronostica que Portugal necesitará de un rescate antes de que termine el primer trimestre.

"Realmente, me sorprendería si los rendimientos no suben significativamente", dijo, señalando que el resultado podría ser importante para que el Gobierno decida si debe o no pedir un rescate financiero. Los economistas dicen que el tema clave sobre el momento de un posible rescate para Portugal es qué tanto tiempo puede el país financiarse por sí mismo a las altas tasas actuales.

Otra consideración es la gran amortización de un bono que vence en abril por 4.500 millones de euros, que podría generar preocupaciones en el mercado. Un sondeo de Reuters entre economistas mostró la semana pasada que la mayoría espera que Portugal necesite de un rescate.

El jefe del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, dijo el lunes que el tema de Portugal no fue discutido durante un encuentro de presidentes de bancos centrales en el Banco Internacional de Pagos en Basilea, Suiza. Sin embargo, el BCE lanzó el lunes un salvavidas temporal a Portugal mediante la compra de sus bonos, dijeron operadores.

La prima de las tasas de interés sobre los bonos portugueses respecto a los de referencia alemanes bajó el lunes tras haber subido fuertemente la semana pasada, luego de que los operadores dijeron que el BCE intervino para comprar bonos del Gobierno de Lisboa en el mercado secundario.

"Están comprando bonos a cinco y 10 años en Portugal", dijo un operador. Otro participante del mercado dijo que el BCE parecía estar comprando también bonos de Grecia e Irlanda. Una fuente de la zona euro dijo que Lisboa necesitará entre 50.000 y 100.000 millones de euros (64.500-129.100 millones de dólares) en préstamos, similar a lo otorgado a Irlanda, que aceptó 80.000 millones de euros en diciembre tras una crisis bancaria.

En tanto, la Comisión Europea dijo el lunes que actualmente no se está debatiendo sobre un posible rescate financiero a Portugal por parte de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional.

El brazo ejecutivo de la UE respondió así a medios de prensa que dijeron que países como Alemania, Francia y otros estarían presionando a Portugal para que pida ayuda financiera, ante la fuerte subida de los costos de financiación del país en los mercados de deuda.

"No hay discusiones a este respecto y no se contempla en esta fase sobre esta posibilidad, ni para Portugal ni para ningún otro estado miembro", dijo el portavoz de la Comisión Europea, Amadeu Altafaj, en una rueda de prensa regular.

El Gobierno español, por su parte, dijo que confiaba en que Portugal no necesitará ayuda del exterior para cubrir sus compromisos de deuda.

"El Gobierno español está en la confianza de ese cumplimiento de los compromisos será reconocido y Portugal no necesitará ayuda externa", afirmó la ministra de Economía, Elena Salgado, en una entrevista con la Cadena Ser.

El primer ministro de Portugal, José Sócrates, ha negado reiteradamente que tenga intenciones de solicitar un rescate y afirma que el país está centrado en reducir el déficit presupuestario y en medidas como aumentar las exportaciones para impulsar el crecimiento económico.

"La situación actual no es sostenible por siempre", dijo Filipe Silva, administrador de deuda con el Banco Carregosa en Porto.

"Lo ideal sería que Portugal se financie a sí mismo a tasas anuales por debajo del 5 por ciento, por debajo de la tasa que se le impondrá si pide un rescate", agregó.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below