13 de julio de 2010 / 17:41 / en 7 años

ANÁLISIS- Zapatero logrará completar legislatura pese a crisis

* Popularidad de Zapatero, dañada por preocupación

económica

* Partidos minoritarios podrían ayudarle a aprobar

Presupuestos Generales para 2011 más austeros

* Partido de la oposición PP, con 10 puntos de ventaja en

las encuestas, no presiona para elecciones anticipadas

Por Jonathan Gleave

MADRID, 13 jul (Reuters) - Parece probable que el cada vez más impopular presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, logre aprobar este otoño unos austeros Presupuestos Generales del Estado (PGE) y culminar su mandato hasta 2012 porque nadie quiere lidiar con la gestión de un país duramente golpeado por la crisis económica.

Zapatero usará su discurso en el debate del Estado de la Nación del miércoles en el parlamento para defender mayores recortes del gasto público con los que abordar el elevado déficit público, con la esperanza de que la euforia nacional gracias a la histórica victoria española en el Mundial de fútbol de Sudáfrica amortigüe los golpes.

Las peticiones de elecciones generales se intensificaron desde la oposición en mayo pero se han diluido durante la época estival. Cuando el presupuesto de 2011 se vote en otoño, el gobierno en minoría de Zapatero podría lograr, según los analistas, el apoyo del PNV a cambio de una serie de concesiones.

"No veo ninguna perspectiva de elecciones anticipadas salvo en el caso de que el Gobierno no fuera capaz de aprobar los pruesupuestos", dijo Julián Santamaría, profesor de ciencias políticas de la Universidad Complutense de Madrid.

Zapatero logró en sus inicios una gran popularidad como líder dialogante y defensor de los inmigrantes y otras minorías en la época de la bonanza económica. Pero con una tasa de paro del 20 por ciento, la más alta de la zona euro, su popularidad se ha hundido en su segunda legislatura.

COSTE DE DEUDA DISPARADA

Las preocupaciones sobre que España podría necesitar acudir a un fondo de rescate tras el estallido de la burbuja inmobiliaria han impulsado el precio de la deuda española por hasta cerca de 200 puntos por encima de la alemana de referencia, en comparación con los menos de 100 puntos de abril.

Para calmar los ánimos, atraer inversores a la deuda española e intentar suavizar el coste de la deuda, Zapatero ha impuesto ahora un recorte del gasto y una reforma laboral.

El conservador Partido Popular se ha beneficiado de este cambio de rumbo y ha logrado un liderazgo de 10 puntos en las encuestas.

Pero el partido de la oposición parece contento de permitir a Zapatero finalizar su mandato de cuatro años y tomar impopulares medidas de austeridad y realizar una reforma de las pensiones que probablemente incrementará la edad de jubilación.

"Aunque están hambrientos de volver al poder, el PP probablemente quiera esperar y ver para no tomar (esas) serias responsabilidades", dijo Santamaría.

Y no importa lo descontentos que estén con Zapatero, los españoles tienen problemas en imaginarse al líder del PP, Mariano Rajoy, dos veces perdedor de las elecciones generales, como presidente del Gobierno.

"Zapatero no sirve para el puesto y Rajoy no es un tapado. Hay que tener las elecciones lo antes posible pero como Zapatero es muy ambicioso no lo va a hacer", dijo Luis de la Vega, un agente de la propiedad jubilado en Madrid.

APOYO VASCO

El PSOE tiene 169 escaños en el Congreso, siete menos de los necesarios para contar con una mayoría absoluta. Es altamente improbable el PP, con 153 diputados de los 350 totales, apoye los Presupuestos y tampoco parece que lo vayan a hacer los nacionalistas catalanes de CiU, con 10 escaños.

Los partidos de la izquierda con reducida representación parlamentaria también se opondrán a las cuentas, sobre todo teniendo en cuenta que la huelga general convocada por los sindicatos para el 29 de septiembre aglutinará la oposición popular a las medidas de austeridad aprobadas por el Gobierno.

Ante este panorama, es de esperar que Zapatero haga concesiones al Partido Nacionalista Vasco (PNV), con seis diputados, y a partidos regionales de centro-derecha como Coalición Canaria y UPN, con tres escaños entre los dos.

"El PNV es muy claro: no tiene problema en aprobar los Presupuestos siempre que contengan unas mayores inversiones para el País Vasco.. y en el caso de Coalición Canaria tampoco debería ser complicado conseguir su apoyo", dijo Ismael Crespo, analista de la Fundación Ortega y Gasset.

PRUEBAS REGIONALES POR DELANTE

Zapatero debería poder lograr aprobar los PGE en el parlamento, pero los socialistas encaran duras pruebas en las elecciones regionales en todo el país que se celebrarán este año y el que viene.

Cataluña celebra elecciones generales en octubre o noviembre -- la primera prueba del apoyo de los socialistas desde que la popularidad de Zapatero se hundió.

Las encuestas prevén una fuerte recuperación del partido nacionalista de centro derecha CiU, que podría arrebatar el poder al Gobierno de coalición socialista.

Incluso con esto, los siempre pragmáticos nacionalistas catalanes podrían encontrarse ante un panorama en el que necesiten el apoyo del PP para gobernar con mayoría absoluta. Esto sería difícil, dada la resistencia del PP a los movimientos nacionalistas, pero no imposible.

El fervor nacionalista en Cataluña ha aumentado tras la reciente sentencia del Tribunal Constitucional que establece las limitaciones a Cataluña como nación. La sentencia provocó una marcha masiva en Barcelona el fin de semana pasado.

Información adicional de Alice Tozer; editado por Fiona Ortiz y Kevin Liffey, traducido por Andrés González

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below