Ibex-35 cierra con leve bajada y encadena quinta sesión de bajas

miércoles 13 de enero de 2010 18:27 CET
 

MADRID, 13 ene (Reuters) - El Ibex-35 cerró el miércoles con la quinta caída consecutiva, en una jornada en la que destacaron las pérdidas de los dos grandes bancos arrastrados por el bajón del sector financiero europeo, y con un mercado muy pendiente del futuro del presidente de la petrolera Repsol (REP.MC: Cotización).

"Los bancos en Europa se vieron afectados por el 'profit warning' de (el banco francés) SocGen y eso arrastró a la banca española", dijo Nuria Álvarez, analista del sector bancario de Renta 4.

El banco Société Générale (SOGN.PA: Cotización) recortó sus previsiones y dijo que tendría que realizar nuevas amortizaciones en activos considerados arriesgados [ID:nLDE60C0GS].

Las acciones de Santander (SAN.MC: Cotización) cayeron un 0,77 por ciento en una jornada en la que China Construction Bank (0939.HK: Cotización) 601939, el segundo mayor prestamista del país asiático, anunció una alianza con Santander en el negocio de financiación rural y para automóviles.[ID:nLDE60C1J5]

Los títulos de BBVA (BBVA.MC: Cotización) bajaron un 0,8 por ciento, con un sector bancario europeo que retrocedió un 0,68 por ciento.

Telefónica (TEF.MC: Cotización), uno de los principales valores del Ibex-35 con un peso superior al 20 por ciento, subió un 0,51 por ciento a 18,6 euros y evitó una caída mayor del selectivo en una jornada en la cual se recuperó después de terminar casi plano la víspera, y tras haber caído más de un 3 por ciento el lunes.

"La subida de Telefónica es un claro efecto rebote después de la gran caída del lunes", dijo una operadora del parqué madrileño.

Del lado empresarial, el principal foco de atención fue Repsol-YPF, cuyas acciones se dejaron un 0,37 por ciento a 18,6 euros en una jornada en la que confirmó la convocatoria de una reunión extraordinaria de su consejo de administración para decidir sobre si ratifica en la presidencia a Antonio Brufau. [ID:nLDE60C1DD]

La cita se convoca en un momento de máxima tensión entre la dirección y algunos de los principales accionistas, principalmente la constructora Sacyr SVO.MC, cuyo presidente se mostró en contra de la gestión de Brufau.   Continuación...