Sánchez apunta a la dimisión si el comité federal decide abstenerse en favor de Rajoy

viernes 30 de septiembre de 2016 21:37 CEST
 

Por Andrés González

MADRID, 30 sep (Reuters) - El secretario general del Partido Socialista Obrero Español, Pedro Sánchez, sugirió el viernes que podría dimitir si el comité federal que celebra el sábado decide abstenerse ante una eventual investidura del líder del PP, Mariano Rajoy.

En una semana crítica para el PSOE en la que la mitad de la comisión ejecutiva federal presentó la dimisión en un movimiento que hizo temblar los cimientos del partido, Sánchez volvió enarbolar la bandera de la militancia y su férreo "no" a Rajoy para defender su posición.

"Si el Comité Federal pasa a la abstención yo no podré administrar una decisión que no comparto", dijo el líder del PSOE en una comparecencia a última hora del viernes en la que no admitió preguntas.

El desgaste electoral que ha vivido el PSOE en los últimos meses y las dificultades para formar Gobierno en España han abierto un profundo cisma en el partido.

De un lado, los partidarios a Sánchez defienden la celebración de un congreso extraordinario cuanto antes en el que presumiblemente volvería a vencer el líder socialista, que tiene un amplio predicamento entre las bases.

Del otro, el banco crítico proclama que la antigua ejecutiva debe dimitir y dejar paso a una gestora, que muchos analistas ven como un paso para permitir una abstención en favor de un Ejecutivo del PP sin que quede marcado ningún liderazgo concreto.

Los dos bandos se han entablado en una batalla sobre la interpretación de los estatutos del partido tras la dimisión de 17 miembros de la ejecutiva, cuyos restantes componentes se declararon el viernes "en funciones" en un comunicado.

"Mañana se celebra un comité federal que va a afrontar un debate decisivo, ni es, ni puede convertirse en un debate reglamentario, se trata de un debate político", defendió Sánchez.

Mientras el PSOE lucha por poner orden interno, se va acercando la fecha límite de finales de octubre que obligaría a disolver las cámaras y convocar en diciembre las terceras elecciones generales consecutivas, un nuevo hito histórico en la democracia española. (Editado por Carlos Ruano)