El juego de adivinanzas de la Fed acelera su ritmo, mercado atento a declaraciones Yellen

viernes 19 de agosto de 2016 19:39 CEST
 

Por Sarah White

MADRID, 19 ago (Reuters) - ¿Lo harán o no? El debate sobre si la Reserva Federal está preparando una subida de los tipos de interés se retomará por enésima vez en la semana que viene, y todos estarán esperando si la presidenta del banco central, Janet Yellen, aporta algo de claridad.

En el contexto de las señales contradictorias que ha emitido la Fed en los últimos días, los jefes de los bancos centrales globales se van a reunir a partir del 25 de agosto para su cita anual en las montañas de Jackson Hole, Wyoming. La ponencia de Yellen está programada para el día siguiente.

Los últimos indicadores del empleo en Estado Unidos han tenido lecturas sólidas, lo que ha generado pronósticos optimistas de parte de algunos miembros de la Fed, sugiriendo que las tasas podrían subir en septiembre. Sin embargo, los mensajes mixtos de la última reunión del banco han empañado el panorama.

Las minutas de la reunión del 26 y 27 de julio mostraron que los encargados de la política moentaria tienen opiniones divergentes sobre la necesidad de subir los tipos en el corto plazo. Algunos aseguran que se necesitan más datos económicos, incluyendo el ritmo de contrataciones, antes de contemplar una ajuste al alza.

Es probable que Yellen refuerce las expectativas de un ritmo lento de alzas de los tipos de interés.

"Yellen podría aportar su evaluación actual de las perspectivas para el crecimiento del empleo, la inflación y la expansión económica, e indicar si la cautela sigue siendo apropiada o si en el horizonte se ve una subida de los tipos", dijeron economistas de HSBC en una nota.

La Fed subió los tipos de interés en diciembre por primera vez en casi una década. Pero desde entonces los ha mantenido estables, frente a las señales de un crecimiento vacilante en la economía global y una inflación moderada en Estados Unidos.

La incertidumbre sobre la postura de Yellen ha golpeado al dólar, dejándolo cerca de mínimos de ocho semanas ante el euro.   Continuación...