China pide que un proyecto nuclear británico siga adelante

lunes 1 de agosto de 2016 12:34 CEST
 

Por Ben Blanchard

PEKÍN, 1 ago (Reuters) - China pidió el lunes que Reino Unido siga adelante con un proyecto para una planta nuclear en el que participa una empresa china, alegando que éste ya tenía un firme apoyo de Londres antes de el actual gobierno decidiese ponerlo de nuevo en revisión.

El plan de la francesa EDF para la construcción de dos reactores con el apoyo financiero de una compañía estatal china, China General Nuclear Power, fue defendido por David Cameron, predecesor de la primera ministra Theresa May, como una señal de apertura británica a la inversión extranjera.

Sin embargo, pocas horas antes de la ceremonia en la que iba a tener lugar la firma el viernes pasado, el nuevo gobierno de May dijo que el proyecto se revisaría de nuevo, aumentando la preocupación de que la estrategia del Reino Unido en infraestructuras, suministro de energía e inversión extranjera podría estar cambiando.

A May le preocupan las implicaciones de seguridad de una inversión china en la central nuclear de Hinkley Point e intervino para retrasar el proyecto, dijeron el sábado un antiguo colega y una fuente gubernamental.

En un comunicado enviado a Reuters, la portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Hua Chunying, dijo que habían "notado" la decisión.

"Me gustaría subrayar que este proyecto se acordó entre China, Reino Unido y Francia en el espíritu del beneficio mutuo y la cooperación ... y siempre ha tenido un fuerte apoyo de Reino Unido y Francia", dijo Hua.

China "espera que Reino Unido pueda llegar a una decisión lo antes posible para garantizar la ejecución sin problemas del proyecto", añadió sin entrar en detalle.

Reino Unido y EDF rubricaron un amplio acuerdo comercial para el proyecto en 2013. China subió a bordo dos años más tarde, en el marco de una visita de Estado del presidente Xi Jinping a Londres.

China General Nuclear Power, que tendría cerca de un tercio del proyecto, dijo el sábado que respetaba la decisión del nuevo gobierno británico de tomar el tiempo necesario para familiarizarse con el programa. (Editado por Robert Birsel; traducción de Jose Elías Rodríguez)