Margallo dice un referéndum checo sobre la UE sería "una pésima idea"

viernes 1 de julio de 2016 17:06 CEST
 

Por Dave Graham

MADRID, 1 jul (Reuters) - El Gobierno español en funciones rechazó el viernes una propuesta checa de celebrar un referéndum sobre su permanencia en la Unión Europea, apenas una semana después que Reino Unido votara a favor de la salida del bloque comunitario y provocara graves repercusiones políticas y financieras.

"Me parece una pésima idea por parte del presidente de Chequia," dijo el ministro de Asuntos Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, en respuesta a la propuesta plantada por el presidente checo, Milos Zeman, para celebrar un plebiscito sobre la adhesión a la UE y a la OTAN.

Zeman no tiene la competencia para convocar un referéndum y dijo que respalda la permanencia en ambas organizaciones. El Gobierno checo se distanció más tarde de cualquier sugerencia de que podría celebrar un referéndum sobre su adhesión a la UE.

En una conferencia de prensa con su homólogo argentino, García-Margallo describió los referendos europeos como "una aventura de alto riesgo", apuntando a una serie de acuerdos rechazados por los votantes, incluyendo el Tratado de Maastricht por parte de Dinamarca en 1992 y el rechazo francés a la Constitución Europea en 2005.

Para evitar "tentaciones semejantes" a la idea de Zeman, la UE tendría que ser muy cuidadosa a la hora de establecer sus futuras relaciones con Reino Unido y crear un bloque "mucho más cerca de sus ciudadanos", añadió el ministro español.

España, que afronta aspiraciones independentistas en algunos de sus territorios, ha tratado de evitar cualquier teoría de que Escocia, cuyos votantes se pronunciaron en contra del Brexit, pudiera mantenerse en la Unión Europea pese al referéndum sobre el Brexit en Reino Unido.

El presidente de Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, dijo a principios de esta semana que si Reino Unido abandonará el bloque, Escocia también se quedaría fuera de la UE:

Consultado sobre si una Escocia independiente recibiría una respuesta diferente del gobierno español, García-Margallo dijo que los escoceses necesitarían primero la aprobación británica y de Naciones Unidas antes de ser reconocidos como estado propio, y "entonces ya veremos".

"Todo lo demás son sueños de una noche de verano", dijo.

García-Margallo también reiteró que, tras el Brexit, España aspira a la soberanía conjunta de Gibraltar, diciendo que esa era la "única solución" si el territorio británico quería seguir teniendo acceso al bloque comunitario una vez que Reino Unido saliera de la UE. (Editing by Sarah White)