Jefe de OMC advierte de riesgo de un Brexit para competitividad en Reino Unido

martes 7 de junio de 2016 15:30 CEST
 

GINEBRA, 7 jun (Reuters) - La competitividad de las empresas británicas sufrirá si los británicos votan por salir de la Unión Europa, advirtió el jefe de la Organización Mundial de Comercio (OMC) durante una visita a Londres el martes.

El director de la OMC, Roberto Azevedo, se une a un coro de figuras internacionales, incluyendo al gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, y a la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, quienes han dicho que una salida británica de la UE (Brexit) tendría consecuencias económicas perjudiciales.

Dos encuestas publicadas el martes muestran que los británicos son partidarios por un estrecho margen de quedarse en la UE, en contraste con otras encuestas del lunes que mostraron que la campaña por el Brexit tomaba la delantera.

Esta divergencia en los sondeos hace difícil predecir el resultado del referéndum del 23 de junio sobre la permanencia de Reino Unido en la UE, una elección que podría tener consecuencias de largo alcance para política, la economía, la defensa, la diplomacia y el comercio.

"Si bien el comercio continuaría, podría tener peores condiciones", dijo Azevedo sobre la posibilidad de que se vote por salir de la UE.

"Lo más probable es que a Reino Unido le costaría más comerciar en los mismos mercados, lo que por tanto dañaría la competitividad de las empresas británicas, dijo Azevedo en el texto preparado para su discurso.

Reino Unido tiene condiciones preferentes de exportación para el 60 por ciento de los productos que vende en el extranjero, incluyendo el 47 por ciento de sus exportaciones que van a la UE y el 13 por ciento que van a otros países que tienen acuerdos comerciales con la UE.

"La implicación es que los exportadores británicos correrían el riesgo de tener que pagar hasta 5.600 millones de libras (8.200 millones de dólares) al año en aranceles a sus exportaciones".

Azevedo ya ha dicho que Reino Unido tendría que renegociar su relación con el resto de la Organización Mundial del Comercio, lo que podría tardar años o décadas, y reiteró que no sería un trabajo sencillo.   Continuación...