3 de junio de 2016 / 11:52 / en un año

El Banco de España pide al próximo gobierno firmeza contra los desequilibrios

* Pide flexibilidad laboral, reducir la protección a la contratación indefinida

* Advierte de desviación fiscal, pide decisión para corregirla

* Ve decisiva una mejora de la competitividad

Por Carlos Ruano y Jesús Aguado

MADRID, 3 jun (Reuters) - A menos de un mes de unas nuevas elecciones generales que buscan poner fin a seis meses de interinidad en la política española, el banco central advirtió al próximo gobierno sobre la necesidad de mantener un pulso firme para corregir los desequilibrios, recuperar la confianza y reducir la elevada tasa de paro.

Pese a las incertidumbres políticas, la economía española mantiene un firme ritmo de crecimiento apoyado en una demanda resistente, con un crecimiento estimado en el primer trimestre del 0,8 por ciento a una tasa interanual del 3,4 por ciento.

En su informe anual hecho público el viernes, el banco central reconoce que el dinamismo de la economía española "constituye un rasgo destacado de la evolución reciente de la eurozona" y dice que ha permitido avances significativos en la corrección de los principales desequilibrios acumulados por la economía española en los últimos años.

Sin embargo, considera que todavía persisten desequilibrios que aportan vulnerabilidad y pide valentía al próximo gobierno al entender que es necesario ahondar en los esfuerzos fiscales y en las reformas para reducir el desempleo, mejorar la competitividad y generar crecimiento.

"Las incertidumbres ligadas al contexto político interno incrementan las dudas en torno al curso futuro de las políticas económicas y el desarrollo de las reformas necesarias para culminar los retos pendientes de la economía española y mejorar sus perspectivas de crecimiento futuro", afirma el banco.

EL DÉFICIT Y UNA DESACELERACIÓN GRADUAL

En la presentación del informe anual, el gobernador, Luis María Linde, ve un "agotamiento progresivo" en algunos de los factores transitorios que apoyaron el crecimiento reciente "que redundará en una moderación gradual de las tasas de crecimiento en el corto y medio plazo".

En este contexto, pide mejorar las perspectivas de crecimiento y afrontar los retos "identificados en la reducción del desempleo, la consolidación fiscal, el desapalancamiento privado, la moderación de la posición deudora exterior y la mejora de la productividad".

En el ámbito fiscal, Linde dice que la desviación del déficit público (5,1 por ciento del PIB en 2015) supuso una interrupción del tono restrictivo de la política presupuestaria, con aumento del desfase estructural y en un contexto de deuda pública próxima al 100 por ciento del PIB.

Junto con la incertidumbre política y sobre la economía mundial, considera el desfase presupuestario el principal riesgo a la baja para la economía.

"No deben minimizarse los riesgos que para el conjunto de la economía tiene un nivel de deuda y déficit públicos tan elevados", advierte Linde.

"Resulta prioritario retomar la senda de corrección del desequilibrio fiscal, para lo cual es necesaria la definición de un programa detallado de consolidación en el medio plazo", señala para exigir al gobierno central aplicar la Ley de Estabilidad Presupuestaria y tener en cuenta el envejecimiento de la población y el mantenimiento del sistema de pensiones.

En este contexto, vuelve a insistir en que habrá de considerarse una revisión de la cesta de impuestos para poder financiar el gasto público y reitera que hay margen para ampliar los indirectos y racionalizar la amplia gama de deducciones.

PRODUCTIVIDAD Y EMPLEO

Linde hace especial hincapié en la necesidad de incrementar la productividad para mejorar las expectativas a largo plazo.

En este sentido, pide facilitar la financiación de nuevos proyectos de inversión y revisar regulaciones que todavía restringen la competencia en algunos mercados o que "establecen incentivos contrarios al crecimiento empresarial".

Pero es sobre el mayor desequilibrio social, el desempleo, sobre el que mayor énfasis hace el gobernador como elemento esencial de la desigualdad de la renta en un país que todavía tiene a un 20 por ciento de la población activa en paro.

Además de advertir del peligro de que la persistente tasa de paro se convierta en "estructural", el banco central pide reforzar la flexibilidad interna y facilitar adecuar los salarios a las condiciones de las empresas, e insiste en trabajar para corregir la temporalidad del empleo.

En este sentido, como ya ha dicho en otras ocasiones, cree necesario que se reduzca una protección al empleo indefinido que considera "excesiva" para no incentivar la temida temporalidad.

Aunque destaca la mejora de la solvencia y liquidez de los bancos españoles, el banco central dice que "la reducción del saldo vivo del crédito y la existencia de un volumen de activos dudosos y adjudicados todavía relevante siguen presionando a la baja la rentabilidad de las entidades". (editado por Tomás Cobos)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below