La gran fiebre de fusiones entre telecos europeas podría estar perdiendo fuelle

domingo 28 de febrero de 2016 10:38 CET
 

Por Mathieu Rosemain

BARCELONA, 28 feb (Reuters) - La actividad de fusiones y adquisiciones que ha caracterizado al mercado europeo de las telecomunicaciones en los últimos años podría estancarse pronto, pese a que Orange parece dispuesta a sellar un acuerdo para comprar el negocio de su competidora Bouygues Telecom por 10.000 millones de euros.

Aunque el presidente ejecutivo de Orange, Stéphane Richard, cree que la llamada convergencia de las redes fijas y servicios móviles sigue siendo clave para el crecimiento, los analistas del sector han señalado la creciente preocupación de los reguladores por una reducción de la competencia, mientras que las diferencias entre los mercados individuales significan que la integración transfronteriza podría resultar inviable.

"Las empresas que sólo están en el negocio fijo o móvil sólo tendrán dificultades si quieren seguir siendo competitivas en Europa", dijo Richard en la reunión anual del Mobile World Congress en Barcelona. "Tenemos este tipo de debate acerca de la consolidación en Europa porque existe una cuestión de convergencia".

El deseo de ampliar el atractivo para los clientes que desean un solo operador para múltiples servicios se puso de relieve la semana pasada con una alianza entre el operador de redes de telecomunicaciones móviles Vodafone y la compañía de cable Liberty Global. Las dos empresas están buscando tratar de combinar sus negocios holandeses para crear un paquete fuerte de TV, Internet de banda ancha y móvil.

Del mismo modo, el grupo británico BT Group compró EE a Orange y Deutsche Telekom por 12.500 millones de libras con el fin de crear una única red integrada que ofrezca una combinación de servicios de telecomunicaciones y televisión.

REGULADORES INQUIETOS

Sin embargo, las autoridades de competencia están cada vez más nerviosas sobre el número cada vez menor de operadores en algunos países.   Continuación...