21 de enero de 2016 / 15:13 / en 2 años

La opción de Gobierno español de izquierdas gana fuerza, pero no sin escollos

* Cataluña, principal obstáculo para los socialistas

* Rajoy carecería de apoyos necesarios para reelección

* Escenario posible de un Gobierno de izquierdas pero en minoría

* Negociación podría ser larga y llevar a legislatura corta

Por Blanca Rodríguez

MADRID, 21 ene (Reuters) - Un mes después de unas elecciones poco concluyentes en España y sin que haya acabado aún la ronda de consultas del rey para proponer un candidato a presidente, los movimientos de unos y otros partidos sugieren que la balanza de pactos necesarios para que haya Gobierno podría inclinarse hacia la izquierda.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, no ha logrado hasta ahora el compromiso de otros partidos para garantizar su reelección, mientras que la disposición a dejar gobernar a los socialistas ha crecido entre miembros afines al partido antiausteridad Podemos y otras fuerzas nacionalistas.

Sigue habiendo sin embargo una gran incertidumbre sobre la eventual duración de un Gobierno que funcionaría en minoría o sobre si incluso la negociación con el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) logrará superar escollos importantes como la posición ante el reto independentista catalán.

“No descartamos que PSOE y Podemos puedan suavizar de alguna manera su postura sobre Cataluña para llegar finalmente a un acuerdo de Gobierno”, dijeron analistas de Barclays en una nota.

Los expertos del banco británico plantean varios escenarios posibles y ven más posibilidades de un Gobierno en minoría que de repetir elecciones, aunque advierten de que es difícil predecir el resultado final de la actual situación política española.

“GOBIERNO DE CAMBIO”

Tras el rechazo rotundo del líder del PSOE, Pedro Sánchez, a la “gran coalición” que quería armar Rajoy con PSOE y Ciudadanos (C‘s), está ganando fuerza la opción de un Ejecutivo de izquierdas, después de que varias pequeñas formaciones se hayan mostrado favorables a facilitar un Gobierno de cambio tras reunirse con el rey.

“Apoyaremos a cualquier candidato que sea capaz de generar una mayoría de cambio en este país (...) Creo que la gente ha votado muy claramente, y lo que quiere que nos pongamos de acuerdo ya”, dijo el jueves Joan Baldoví, candidato de la formación valenciana Compromís, que se presentó a las elecciones como una confluencia de Podemos.

El candidato de Izquierda Unida, Alberto Garzón, también se mostró el miércoles dispuestos a apoyar un Ejecutivo de izquierdas, mientras que el Partido Nacionalista Vasco (PNV), con seis representantes, ha condicionado su apoyo a quien se comprometa a blindar y profundizar su autogobierno.

La aritmética de una cámara muy fragmentada, con 10 formaciones representadas más Podemos y sus tres confluencias territoriales, hace que casi cada diputado cuente, y periodistas y políticos tiran de calculadora para tratar de determinar si Sánchez podría salir airoso sumando más votos a favor que en contra.

REFERÉNDUM CATALÁN

Más exigente que Baldoví se mostró el jueves Xavier Doménech, representante de En Comú-Podem, otra de los partidos aliados con Podemos, que planteó como imprescindible hablar no sólo del referéndum de Cataluña, sino también de las llamadas puertas giratorias o la recuperación del rescate a la banca.

“El debate sobre una alternativa real se podría dar desde la humildad, no desde la imposición”, dijo el jueves Doménech tras reunirse con el rey.

Tras la escisión de los parlamentarios valencianos del grupo de Podemos, no se puede descartar que los diputados de Barcelona en Comú, que son los más reivindican la consulta y que han exigido que Sánchez les reconozca como una fuerza política con carácter autónomo, voten de forma independiente a Podemos, cuyo líder Pablo Iglesias, ha priorizado últimamente más las demandas sociales que las territoriales.

El portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, dijo el jueves que esperarían a sentarse a negociar a que “fracase” la investidura de Rajoy, aunque advirtió que los socialistas “formaremos gobierno a cualquier precio”.

El PSOE tratará de seducir a Podemos con su propuesta de una reforma federal de la Constitución, en lo que podría ser una larga negociación con repetición de los altibajos que se vivieron en las conversaciones para formar un Gobierno catalán y que terminaron con un acuerdo in extremis para evitar repetir elecciones.

Si finalmente logra ser investido, un hipotético Gobierno de Sánchez tendría que seguir ejerciendo capacidad de negociación ante un panorama económico que aunque sea de recuperación no ha dejado atrás los desequilibrios presupuestarios según Bruselas.

El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, advirtió en contra de esta posibilidad y dijo que intentar gobernar España con 90 diputados de 350 y con el Senado con mayoría del PP sería “un verdadero disparate que llevaría a la confrontación y a una situación de inestabilidad”.

“No hay una mayoría de izquierdas. Buscar el gobierno aliándose con personas que lo que están planteando es el derecho de autodeterminación, la destrucción de España (...) me parece un gravísimo error”, dijo Hernando. (Editado por Carlos Ruano)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below