Los nervios pesan en la deuda de la periferia ante cercanía subida tipos EEUU

martes 15 de diciembre de 2015 11:07 CET
 

Por John Geddie

LONDRES, 15 dic (Reuters) - El temor de los inversores a que la primera subida de tipos de interés en Estados Unidos en casi una década pueda desencadenar una avalancha de impagos en compañías muy apalancadas ha empezado a erosionar la confianza en la deuda soberana de algunos países de la periferia europea.

La brecha entre el rendimiento de los bonos a corto plazo italianos y españoles y sus equivalentes alemanes de referencia subió el martes a su nivel más alto en cinco meses, incluso pese a que el Banco Central Europeo compra miles de millones de estos bonos mediante su programa de compra de activos.

Estrategas dijeron que el mal comportamiento se debía a un menor apetito por el riesgo de los inversores antes de la esperada subida de tipos de la Reserva Federal el miércoles, una estrategia de cautela que se originó en los mercados de crédito corporativos.

"En momentos como este, cuando la liquidez es muy escasa por la decisión pendiente del FOMC, la correlación entre las clases de activos tiende a subir de manera significativa", dijo Peter Chatwell, jefe de estrategia europea de tipos en Mizuho.

"Así, la debilidad en los mercados de crédito, que a su vez también puede ser una función del FOMC, se puede comprobar en los diferenciales soberanos europeos".

El mercado de alta rentabilidad de Estados Unidos ha estado en el epicentro de los temores de que un alza en los tipos en la mayor economía del mundo pueda suponer peligro para las empresas que han pedido prestado montañas de deuda con los tipos cerca del cero por ciento.

Las compañías de energía están particularmente bajo presión, con los precios del petróleo en los niveles más bajos registrados desde la crisis financiera.

La rentabilidad de la deuda a dos años italiana IT2YT =TWEB y española subió el martes un punto básico, al 0,15 y 0,12 por ciento, respectivamente, superando aún más la equivalente alemana, que se mantuvo invariable en el -0,33 por ciento.

La brecha entre los bonos periféricos y la deuda de referencia de Europa es la mayor desde el 10 de julio.

Los nervios se mantendrán previsiblemente hasta que los mercados puedan digerir el impacto de la esperada subida de tipos. (Editado por Andrew Heavens; Traducido por Blanca Rodríguez)