23 de octubre de 2015 / 17:03 / hace 2 años

El discreto hombre detrás de Zara, el más rico del mundo por unas horas

* Amancio Ortega lidera la lista de Forbes por primera vez

Por Elisabeth O‘Leary

MADRID, 23 oct (Reuters) - El español Amancio Ortega, el hombre que transformó un pequeño taller de costura en el gigante mundial de la moda que es Inditex escaló por primera vez el viernes durante unas horas a lo más alto de la lista de multimillonarios Forbes.

Aunque un aumento del 10 por ciento en la cotización de Microsoft el viernes por la tarde colocó al fundador de la empresa, Bill Gates, de nuevo en lo más alto, la breve aparición de Ortega fue considerada en España como un hito.

Admirado por grupos de distribución de todo el mundo, Ortega ha convertido a Zara en sinónimo de chic tanto para los que miran el dinero como para famosos de todo el mundo, desde la reina estadounidense del pop Taylor Swift a la duquesa británica de Cambridge.

El discreto Ortega superó brevemente el viernes a Gates y al magnate de las telecomunicaciones mexicano Carlos Slim convirtiéndose en la persona más rica del mundo en el ranking en tiempo real de Forbes en 2015 al amasar una fortuna de 79.900 millones de dólares.

Inditex, el mayor grupo de distribución textil del mundo por delante de Gap y Hennes & Mauritz, ha crecido desde sus humildes orígenes en la lluviosa Galicia hasta tener más de 6.000 tiendas en unos 90 países con un abanico de marcas que van desde la gama alta de Massimo Dutti a la cadena de decoración y menaje Zara Home.

Con una capitalización de casi 105.000 millones de euros, el grupo es también una de las mayores compañías españoles por valor en bolsa y la tercera en alcanzar la marca de los 100.000 millones tras Banco Santander y Telefónica, aunque estas últimas se han quedado bastante rezagadas.

La acción han subido alrededor del 40 por ciento este año con los inversores atraídos por el incansable incremento de las ventas del grupo, cerrando el viernes cerca de los 34 euros. Ortega tiene el 59,3 por ciento de la compañía, participación valorada en este momento en casi 62.000 millones de euros.

El éxito de Inditex se ha construido en torno a una fórmula de renovación continua, con sus blusas y vestidos expuestos en miles de tiendas Zara de todo el mundo apenas unos días antes de ser retirados de las perchas para reemplazarlos con nuevas líneas de prendas de obligada compra.

Los expertos reconocen a Zara el haber transformado el negocio de ropa a través de una “moda rápida”. Imitaciones asequibles de diseños de pasarela pueden pasar de la mesa de patrones a las tiendas en dos semanas, mientras que las prendas que se venden poco son retiradas de la tienda incluso antes.

HECHO A SÍ MISMO

En un país que ha salido recientemente de una devastadora recesión que ha destruido miles de empresas y empleos, Ortega es un raro ejemplo de magnate hecho a sí mismo dentro de una cultura corporativa dominada por dinastías familiares.

Hijo de un ferroviario, comenzó su vida profesional a los 14 años como repartidor de una camisería de la borrascosa Coruña.

A los pocos años, ya tenía abierto un taller de confección de batas, camisones, lencería y ropa de bebé, y en 1975 abrió la primera tienda Zara en España. Sus grandes tiendas de bandera cubiertas de mármol pueden encontrarse ahora en las avenidas comerciales más lujosas de Rusia a China.

Ortega nunca ha concedido una entrevista y rara vez ha sido fotografiado. Ni siquiera asistió al toque de campana inaugural del estreno de Inditex en la bolsa madrileña en 2001.

En persona, es un empresario persuasivo y entusiasta que -a pesar de haber ido traspasando de manera progresiva la gestión diaria del grupo durante la última década- sigue siendo una parte activa del mismo, dice gente conocedora de Inditex.

La decisión de Ortega de elegir los diseños en función de la información de los ayudantes de tienda que se centran en la reacción de los compradores ante las prendas que se exponen en Zara ha sido clave para levantar el negocio.

“Si habla con un ayudante de tienda y le gusta lo que le dicen, prestará más atención a eso que a lo que le diga cualquiera de sus directivos”, dijo a Reuters un antiguo directivo de Inditex.

Desde que su exmujer y cofundadora de Inditex, Rosalía Mera, muriese repentinamente en agosto de 2013, los rumores sobre la sucesión de Ortega, que el próximo marzo cumplirá 80 años, han sido intensos.

Su segunda mujer, Flora Pérez, de 61 años, es consejera de Inditex al igual que Marta, la hija de ambos que ha sido formada en la firma, incluso trabajado en una de las tiendas. Se espera que sea Marta la que tome en su día las riendas, aunque el grupo no confirma que será la sucesora.

La participación mayoritaria de Ortega en Inditex es a través de Pontegadea Inversiones, vehículo que el empresario también ha usado para canalizar el flujo constante de dividendos y para levantar un imperio inmobiliario cuyos activos estaban valorados en 8.000 millones de euros a finales de 2014.

Esto, junto con una favorable normativa de sucesiones en Galicia, significa que sus herederos probablemente mantengan un férreo control sobre el coloso de la moda.

$1 = 0,7702 euros Escrito por Sonya Dowsett, traducción de Jose Elías Rodríguez

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below