Reino Unido se prepara para una decisión histórica sobre sus aeropuertos

lunes 22 de junio de 2015 11:05 CEST
 

Por Sarah Young

LONDRES, 21 jun (Reuters) - La prolongada batalla para la expansión de los abarrotados aeropuertos británicos se acerca a una decisión crítica en las próximas semanas, con la que la quinta economía mundial busca solucionar un conflicto que ha supuesto una pesadilla para los gobiernos del país y amenaza con lastrar su crecimiento.

El sector de la aviación del Reino Unido vale 32.000 millones de libras y representa el 2,1 por ciento de su economía. Pero los dos principales aeropuertos del país, Heathrow y Gatwick, están en torno a su capacidad máxima y pierden pasajeros frente a centros en crecimiento como Dubái y Schiphol, en Ámsterdam, que pueden ofrecer más vuelos a nuevos destinos como China.

Los líderes empresariales y políticos sólo pueden ponerse de acuerdo sobre la necesidad de una nueva pista de aterrizaje en Reino Unido: el problema es que la disputa sobre dónde ubicarla dura ya más de 25 años. Ahora la Comisión de Aeropuertos, creada por el Gobierno, tiene que comunicar, tras tres años de deliberaciones, si la capacidad necesaria debe construirse en Heathrow o Gatwick.

Es una cuestión envenenada que presenta riesgos personales para el primer ministro, David Cameron, que dirige un gabinete dividido sobre el tema y en 2009, antes de asumir el cargo, quiso ganarse a los electores que viven bajo la trayectoria de vuelo de Heathrow que no habría una tercera pista bajo ninguna condición.

"Nos preparamos para una gran batalla política", dijo una persona implicada en una de las campañas.

Para muchos, Heathrow, al oeste de Londres, es la opción más obvia.

El aeropuerto más grande del país es un centro donde más de un tercio de los pasajeros pasa para tomar otros vuelos. Con una ocupación que casi desborda su capacidad, ha establecido conexiones con los mercados emergentes, gestiona una cuarta parte de las exportaciones de Reino Unido y cuenta con unas importantes infraestructuras de transporte público.

Pero una nueva pista costaría 19.000 millones de libras, según la Comisión. Y significaría un número creciente de aviones volando sobre algunas de las partes más ricas y densamente pobladas de la ciudad, donde la perspectiva de expansión ha unido en su contra a una poderosa coalición en la que participan líderes políticos del partido de Cameron.   Continuación...