25 de marzo de 2015 / 6:53 / hace 2 años

Los investigadores indagan sobre causas de la caída de avión de Germanwings

7 MIN. DE LECTURA

Por Jean-François Rosnoblet

SEYNE-LES-ALPES, Francia, 25 mar (Reuters) - Los investigadores franceses examinarán el miércoles los restos del avión Airbus para buscar pistas sobre las causas de su caída en una remota zona de los Alpes, provocando la muerte de las 150 personas que viajaban a bordo, incluidos 16 estudiantes alemanes que regresaban de un viaje de intercambio escolar en Barcelona.

El avión A320 operado por la aerolínea de bajo coste Germanwings, de Lufthansa, resultó destruido el martes cuando cayó en una escarpada zona alpina mientras volaba sobre Francia con rumbo a Düsseldorf, después de despegar en Barcelona.

Los controladores aéreos no recibieron una llamada de emergencia de la aeronave, pero Francia dijo que halló una de las dos "cajas negras" -que registran los datos del vuelo y las comunicaciones de voz- en el lugar del accidente, a unos 2.000 metros sobre el nivel del mar.

Una persona con conocimiento de los esfuerzos de búsqueda dijo a Reuters que se trataba de la grabadora de voz de la cabina del piloto. Los expertos también necesitan la otra caja negra, con los datos del vuelo, ya que contiene información esencial para la investigación de accidentes aéreos.

Se espera que los investigadores de la Oficina de Investigaciones y Análisis (BEA, por sus siglas en francés) de la aviación civil gala realicen una conferencia de prensa en la tarde del miércoles.

En Washington, la Casa Blanca dijo que el accidente no parece haber sido provocado por un ataque terrorista. Lufthansa dijo que está trabajando bajo la presunción de que la tragedia fue un accidente, agregando que cualquier otra teoría sería una especulación.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, visitará el miércoles la zona, ubicada a unos 100 kilómetros al norte de la ciudad de Niza, en la Riviera Francesa, junto con el presidente francés, François Hollande, y la canciller alemana, Angela Merkel.

Germanwings cree que 67 alemanes viajaban en el vuelo y la vicepresidenta del Gobierno español dijo que 45 pasajeros tenían apellidos españoles. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia informó de que dos ciudadanos del país sudamericano están entre las víctimas del accidente aéreo.

La ministra de Exteriores de Australia, Julie Bishop, confirmó que dos ciudadanos australianos habían muerto, una madre y su hijo mayor de edad del estado de Victoria. Un belga también iba en el avión.

El secretario de Relaciones Exteriores británico, Philip Hammond, dijo en un comunicado que es probable que algunos ciudadanos viajaran en el vuelo. Agregó que aún se está revisando la información sobre los pasajeros.

Entre las víctimas también había 16 estudiantes y dos profesores de la secundaria Joseph-Koenig-Gymnasium del pueblo de Haltern am See, en el noroeste de Alemania. Ellos regresaban tras una visita de una semana a Barcelona, parte de un programa de intercambio. Doce escolares españoles pasaron una semana en Alemania en diciembre.

Los estudiantes del colegio en Alemania fueron enviados a sus hogares, pero muchos regresaron en la tarde con velas en sus manos y lágrimas en los ojos para recordar a los fallecidos.

El Gran Teatre del Liceu de Barcelona dijo en la red social Twitter que dos cantantes, el bajo-barítono Oleg Bryjak de origen kazajo y la contralto alemana Maria Radner, murieron mientras regresaban a Düsseldorf después de participar en el montaje de la ópera Siegfried de Richard Wagner en el teatro.

Restos en Llamas

Las fotografías aéreas mostraron restos en llamas y una parte del fuselaje con seis ventanas esparcidas en la escarpada ladera de la montaña.

"Vimos un avión que estaba literalmente destruido. Los cuerpos están destrozados, no hay una pieza intacta de ala o fuselaje", dijo a Reuters Bruce Robin, fiscal de la ciudad de Marsella, después de sobrevolar la zona en helicóptero.

Germanwings dijo que el avión comenzó a descender un minuto después de alcanzar velocidad crucero y continuó perdiendo altitud por ocho minutos.

"El contacto de la aeronave con el radar francés y los controladores de tráfico aéreo se perdió a las 10:53 hora local a una altitud de cerca de 6.000 pies. El avión luego se estrelló", dijo a periodistas Thomas Winkelmann, director gerente de Germanwings.

Posteriormente, Winkelmann dijo que algunos tripulantes de Germanwings se declararon en condiciones no aptas para volar, lo que llevó a algunas cancelaciones. "Nosotros entendemos que en un día como hoy, ellos no se sientan capaces de volar", dijo a la cadena alemana ZDF.

Expertos dijeron que si bien el Airbus descendió con rapidez, no parece que simplemente se haya desplomado desde el cielo.

El 5 de noviembre, un vuelo de Lufthansa desde Bilbao a Múnich perdió altura después de que sus sensores se congelaron y la computadora a bordo, temiendo que el avión estuviese cerca de perder su sustentación, hiciera bajar la nariz. Como resultado, la Agencia Europea de Seguridad Aérea ordenó un cambio de procedimiento para todos los aviones A320.

Cuando se le preguntó si algo similar podría haber ocurrido el martes, Winkelmann dijo, "en este momento de la tarde, estamos descartando una posible causa en esta área".

El accidente ocurrió en una región alpina conocida por las prácticas de esquí, senderismo y rafting, pero que es de difícil acceso para los servicios de rescate.

Los esfuerzos de búsqueda y rescate se centran en un gimnasio del pueblo de Seyne-les-Alpes, que cuenta con un pequeño aeródromo privado en las cercanías.

El A320 es un caballo de batalla para las flotas de aviación en todo el mundo. Son los aviones de pasajeros más usados a nivel global y tienen un buen historial de seguridad, aunque no sin manchas.

Airbus confirmó que el avión de Germanwings tenía 24 años de antigüedad y que era propulsado por motores hechos por CFM International, una empresa conjunta entre General Electric y la francesa Safran. (Información adicional de Robert Hetz, Mark John, John Irish, Nicolas Bertin, Gregory Blachier, Tim Hepher, Alwyn Scott, Elena Gyldenkerne, Robert-Jan Bartunek, Matthias Inverardi, Kirsten Neumann y Sabine Siebold; Escrito por David Stamp. Traducido por la Mesa de Edición de Santiago de Chile. Editado por Rodrigo de Miguel)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below