Irlanda pide garantías para negociar la venta de Aer Lingus

domingo 1 de febrero de 2015 18:03 CET
 

DUBLÍN, 1 feb (Reuters) - El propietario de British Airways debe proporcionar algún tipo de garantías para los vuelos a Irlanda si quiere sacar adelante la oferta de compra sobre Aer Lingus, dijo el primer ministro Enda Kenny el domingo.

El consejo de Aer Lingus recomendó el martes una oferta de 1.360 millones de euros presentada por International Consolidated Airlines Group (IAG), sujeto a la aprobación de sus dos mayores accionistas, la aerolínea de bajo coste Ryanair y el Estado irlandés.

Bajo la presión de los sindicatos de la aerolínea y la oposición en el parlamento, está aumentando la resistencia en el gobierno a la venta de su 25 por ciento, lo que está afectando a las acciones de la empresa mientras IAG sopesa presentar una oferta formal.

"Si IAG va a sentarse a la mesa en los próximos días, tengo que ver, en la medida de lo posible, una garantía blindada con respecto a la conectividad de Cork, Shannon, Dublín y, en menor medida Knock", dijo Kenny a la emisora nacional RTE, en referencia a lugares a los que vuela la aerolínea.

Kenny dijo que tales garantías sólo serían una parte de la decisión del gobierno, pero más tarde escribió en Twitter que se necesitarían "antes incluso de que el Gobierno pueda considerar la venta de su participación en Aer Lingus".

La compra daría IAG más espacios de despegue y aterrizaje en el aeropuerto de Heathrow, base de operaciones de BA e importante centro europeo para vuelos internacionales. Algunos diputados temen que algunos espacios se dejaran de utilizar para dar servicio a Irlanda.

IAG quiere operar Aer Lingus como un negocio independiente con su propia marca y dijo que reconoce la importancia de los servicios aéreos directos para la inversión y el turismo en Irlanda. Kenny dijo que necesitaba que se sustanciaran esas intenciones iniciales.

Pero también mostró su preocupación por lo que pueda pasar después de que acabe el mandato de Willie Walsh al frente de IAG. El ejecutivo nacido en Dublín comenzó su carrera como piloto de Aer Lingus antes de asumir la dirección de la línea aérea. (Información de Padraic Halpin; traducido por Tomás Cobos en la redacción de Madrid)