14 de enero de 2015 / 17:13 / en 3 años

EBA ve prioritario homogeinización APRs y capital banca en Europa

* EBA publicará próximamente borrador sobre medición APRs

* Presidente reconoce daño reputacional sufrido por banca

* Ve favorable que se realicen test estrés anuales

MADRID, 14 ene (Reuters) - El presidente de la Autoridad Bancaria Europea (EBA), Andrea Enria, consideró el miércoles prioritario avanzar hacia una definición homógenea de capital y de los activos ponderados por riesgo (APRs) para evitar una distorsión entre los bancos de la eurozona.

“La armonización en lo relativo a los activos ponderados por riesgo (APRs) es una prioridad absoluta, pero esto no es algo que vayamos a ser capaces de solventar de la noche a la mañana o en los próximos meses. Esto llevará tiempo”, reconoció el miércoles Andrea Enria en Madrid.

El máximo ejecutivo de la EBA, institución que participó junto al BCE en los exámenes a la banca en Europa a finales de octubre, consideró que la definición de solvencia y la forma de contabilizar los APRs debería desarrollarse de forma paralela.

En los pasados exámenes a la banca en Europa, se tuvieron en cuenta las provisiones colectivas o dinámicas, un colchón atípico dentro de la banca europea como parte del capital que sirve para afrontar pérdidas pero sin asignación concreta.

En el caso de los bancos españoles, que no cuentan con provisiones colectivas, sólo se tuvieron en cuenta parte de sus provisiones, en concreto las subestandar y una parte de las provisiones específicas para cubrir pérdidas..

En la actualidad, el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea también está discutiendo cómo mejorar la medición del riesgo de los activos bancarios, es decir, el cálculo del capital que consumen los créditos, la deuda u otros activos.

En España los activos ponderados por riesgo (RWAs, por sus siglas en inglés) se calculan de forma más severa que en otros países europeos, lo que en la práctica lleva a que un préstamo a una pyme pueda consumir más capital que en otro país europeo, perjudicando la solvencia de la entidad y desincentivando la concesión de ese préstamo para no penalizar el capital.

“Hay una percepción de que la forma en la que son calculados los activos ponderados por riesgo por los modelos internos de los bancos no proporcionan información suficientemente fiable y comparable entre las entidades”, dijo Enria.

Un tratamiento homógeneo es especialmente importante en un momento en el que Europa está inmersa en el proceso de Unión Bancaria que en última instancia tiene como objetivo prevenir crisis futuras y contribuir en última instancia a rápidas desenlaces con el menor coste posible para el contribuyente.

“Necesitamos realizar esfuerzos comúnes en los próximos meses y años y distribuiremos un borrador en las próximas semanas en el que trataremos de explicar cómo se pueden hacer los ajustes (en el cálculo de riesgos de riesgos)”, dijo.

MAYOR TRANSPARENCIA, DAÑO REPUTACIONAL

El máximo responsable de la EBA también se mostró a favor de realizar una vez al año las pruebas de resistencia al sector para aumentar el grado de transparencia en el sector.

“Mi idea es que en el futuro deberíamos encaminarnos hacia un ejercicio anual, de forma general y simple. Espero que no sea tan tenso en términos de expectativas como el que hemos visto (en octubre) pero habrá años en que habrá que tener especialmente cuidado sobre (la conveniencia de hacerlo)”, dijo.

Enria también se refirió el miércoles a la necesidad de recuperar la confianza de un sector que a nivel internacional se ha visto dañado por la manipulación de algunos contratos, como el Libor en el Reino Unido -- clave para fijar los contratos hipotecarios --, o la venta opaca de productos financieros complejos, como las preferentes en España.

“Este tipo de prácticas han dañado mucho la reputación entre la sociedad del sector bancario y de los reguladores”, añadió.

Además, Enria manifestó que este tipo de casos no sólo habían provocado un daño reputacional a la banca sino que habían incluso afectado a su estabilidad financiera y estimó el impacto o coste en capital de las multas en unos 200.000 millones de euros y estimó en 70.000 millones adicionales los costes de litigio adicionales procedentes de investigaciones pendientes.

Para el directivo de la EBA no se necesitaba introducir nuevas leyes para subsanar estas prácticas, sino aplicar de forma rigurosa de las legislaciones actuales, mejorando las prácticas de gobierno corporativo actuales.

Enria también reconoció que las prácticas abusivas de la banca deberían llevar las mismas sanciones en las diferentes jurisdicciones y no como sucede en la actualidad.

Información de Jesús Aguado; editado por Robert Hetz

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below