Honda admite no haber notificado accidentes de vehículos en EEUU desde 2003

martes 25 de noviembre de 2014 15:22 CET
 

Por Paul Lienert y Jessica Dye

DETROIT/NUEVA YORK, 25 nov (Reuters) - Honda Motor no habría notificado a reguladores de seguridad en Estados Unidos los 1.729 reclamos de lesiones y muertes en relación a los accidentes ocurridos con sus vehículos desde el 2003, reconoció la compañía a última hora del lunes.

La automotriz japonesa dijo en un comunicado que su recuento de los reclamos no publicados provino de una auditoría de terceros.

Honda citó "varios errores relacionados al registro de datos" y dijo que usó una "interpretación muy limitada" de sus requisitos legales de los informes. La compañía dijo, además, que está tomando medidas para remediar estos defectos.

"Todavía no he recibido un informe detallado, pero parece que hubo muchos errores administrativos en terreno", dijo el presidente ejecutivo de Honda, Takanobu Ito, a periodistas durante un evento corporativo en el sur de Japón el martes.

La división de Honda en Estados Unidos respondió a una solicitud del 3 de noviembre de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA), que pedía una explicación de por qué Honda no cumplió con su obligación legal de reportar las muertes y lesiones, especialmente aquellas que involucraban bolsas de aire.

Honda y el proveedor japonés Takata Corp han estado en el centro de investigaciones por defectos en las bolsas de aire de Takata.

Desde el 2008, Honda ha llamado a revisión más de 7,5 millones de automóviles en Estados Unidos debido a que los defectos pueden ocasionar la ruptura de los infladores de algunas bolsas de aire de Takata, lanzando trozos de metal a los ocupantes del vehículo.

Al ser consultado sobre la opinión que tenía Honda sobre un accidente con bolsas de aire de Takata antes de un llamado a revisión en el 2004, Ito dijo que "no tenemos conocimiento de los infladores pero (...) era difícil prever que se expandiría" a accidentes o llamados a revisión similares.   Continuación...