El precio de la vivienda no volverá a subir hasta 2019 -Informe

martes 25 de noviembre de 2014 10:00 CET
 

MADRID, 24 nov (Reuters) - Los precios de la vivienda en España registrarán en 2014 su primer crecimiento desde 2008, con un alza del 1,4 por ciento, pero no volverán a producirse nuevas subidas hasta el año 2019, según un estudio difundido el martes por el portal Kelisto.es.

"El importe de los inmuebles se estancará en 2015 (+0,8%), volverá a caer entre 2016 y 2018, y no volverá a la senda del crecimiento hasta 2019 y 2020, cuando se registrarán leves crecimientos, muy alejados del encarecimiento de dos dígitos experimentado antes de la crisis económica", dijo el portal del ahorro.

Desde el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2007, los precios de la vivienda han caído más de un 40 por ciento en España, con un sustancial descenso también en el número de operaciones. En los últimos meses se están produciendo subidas selectivas coincidiendo con la leve recuperación económica, pero los expertos advierten de la escasa profundidad del mercado y de la diferencia entre zonas geográficas.

"El repunte de los precios y las ventas en 2014 podría atribuirse a la mejora de las perspectivas de la economía española", señaló la portavoz del portal, Estefanía González. "Pero esta apreciación entra en contradicción con los datos sobre hipotecas constituidas sobre viviendas. Lejos de aumentar en 2014, las hipotecas siguen disminuyendo. Además, las condiciones económicas de las familias no han mejorado (...) tampoco lo ha hecho la disponibilidad de crédito a las familias para la compra de vivienda, ni las condiciones de acceso a la financiación".

En su informe, el portal destaca la compra de viviendas como inversión ante la caída de los precios y las previsiones de crecimiento económico y advierte que la compra de vivienda por parte de extranjeros, con drásticos recortes en los primeros años de la crisis, representa actualmente el 16 por ciento del total.

No obstante, para el portal 2015 será un año de de estancamiento con un alza del 0,8 por ciento de media mientras que entre 2016 y 2018 proyecta caídas moderadas impulsadas por factores demográficos, el poder adquisitivo y el acceso y coste de crédito.

En este sentido, recuerda que todavía tiene que absorberse un stock de 560.000 viviendas (740.000 si se tienen en cuenta los activos adjudicados a la banca y la Sareb).

A más largo plazo, tras tres años de caídas, proyecta una vuelta al crecimiento en 2019 y 2020, aunque "los repuntes serán reducidos y estarán muy alejados de las tasas de dos dígitos que se registraban antes de la crisis".

El cambio de tendencia estaría impulsado por un mayor equilibrio entre la oferta y la demanda, tras absorberse buena parte del stock de inmuebles nuevos disponibles y una cierta reactivación del crédito.

El informe se ha elaborado a partir de un análisis prospectivo de oferta y demanda teniendo en cuenta series históricas del PIB, precios de vivienda, compraventas, perspectivas del euribor, empleo, renta y absorción de stock inmobiliario. (Información de Carlos Ruano; editado por Tomás Cobos)