La banca española sufre por Espirito Santo y lastra al Ibex

martes 15 de julio de 2014 18:11 CEST
 

MADRID, 15 jul (Reuters) - El Ibex-35 de la bolsa española cerró el martes con pérdidas, lastrado por un sector bancario que continúa sufriendo la incertidumbre en torno al sistema financiero portugués y por flojos datos económicos de Alemania y EEUU.

"La situación en Espirito Santo ha afectado bastante a la banca periférica, en especial a España e Italia, a pesar de que los resultados de JP Morgan y Goldman Sachs publicados hoy han sido mejores de lo esperado", dijo Javier Galán, gestor de valores en Renta 4.

Aunque JPMorgan Chase & Co, el mayor banco de Estados Unidos por activos, redujo un 8 por ciento sus ganancias del segundo trimestre, hasta 1,46 dólares, los analistas esperaban una cifra peor, en torno a los 1,29 dólares.

Por su parte, Goldman Sachs incrementó un 5 por ciento sus beneficios del segundo trimestre, gracias a sus divisiones de inversión y préstamos, situando el beneficio por acción en los 4,10 dólares, frente a los 3,05 dólares esperados por los analistas.

La gran parte de los puntos del selectivo español se los llevó la banca, que cerró con pérdidas en todos sus valores, acusando las caídas en las acciones de la principal entidad portugesa, Banco Espirito Santo, que se dejaron un 20 por ciento a un nuevo mínimo histórico ante las persistentes preocupaciones por la exposición del banco a los problemas financieros de la familia que lo fundó, según operadores.

Los dos líderes del sector, Santander y BBVA perdieron un 1,1 y un 1,23 por ciento, respectivamente, mientras Caixabank se dejó un 1,16 por ciento.

Por su parte, Bankia cayó un 3,26 por ciento, mientras Popular perdió un 1,52 por ciento, Sabadell un 1,07 por ciento y Bankinter un 0,8 por ciento.

En el contexto macroeconómico internacional, las ventas minoristas de Estados Unidos crecieron menos de lo previsto en junio debido a que la facturación de las concesionarias se redujo, mientras los precios de importación y exportación subieron menos de esperado afectados por una caída en el precio de los alimentos.

En Alemania, la confianza de los analistas e inversores cayó en julio por séptimo mes consecutivo y se situó en su nivel más bajo desde diciembre de 2012.   Continuación...