Ibex-35 cae con fuerza a media sesión arrastrado por sector bancario

lunes 19 de mayo de 2014 12:08 CEST
 

MADRID, 19 may (Reuters) - El Ibex-35 de la bolsa española bajaba con fuerza a media sesión del lunes, arrastrado por un sector bancario que sufría con el anuncio de la mega ampliación de capital de Deutsche Bank para reforzar sus fondos propios.

Sólo tres valores del selectivo se libraban de las pérdidas, que encabezaban el Banco Popular y Sabadell, ante el temor de los inversores de que algún banco español se vea obligado a acudir al mercado para reforzar sus ratios.

Popular se dejaba un 3,71 por ciento, mientras que Sabadell perdía el 4,13 por ciento pese al ligero descenso de la morosidad bancaria, que caía al 13,39 por ciento a marzo.

El mercado ignoraba el anuncio realizado por el presidente ruso, Vladimir Putin, de ordenar a las tropas que han participado en maniobras en tres regiones fronterizas con Ucrania que vuelvan a los lugares donde están desplegadas de forma permanente, lo que rebajaba uno de los principales focos de preocupación de las bolsas en los últimos meses.

Los grandes valores del sector bancario cotizaban con fuertes pérdidas, dejándose BBVA un 2 por ciento y Santander un 1,9 por ciento.

"Seguimos a la estela de los malos datos de PIB de la semana pasada (...) también niveles técnicos, los índices tocaron máximos o cerca de máximos la semana pasada. En el caso del sector bancario, aunque se conocía la situación del Deutsche Bank, está por supuesto lastrando a los valores bancarios", indicó Pedro Cubillo, analista de MG Valores.

A las 1151 horas, el Ibex-35 perdía un 1,4 por ciento a 10.332,3 puntos, mientras que el índice de principales valores europeos FTSEurofirst 300 cedía un 0,85 por ciento, a 1.350,06.

Otro de los datos que pesaban sobre el ánimo de los inversores era el empeoramiento de la balanza comercial, que incrementó su déficit en un 60 por ciento, a 6.494 millones de euros, por un alza de las importaciones, aunque algunos analistas apuntaban a la recuperación del consumo interno por la mejora de la confianza como motivo de optimismo.

En este contexto, el diferencial de la deuda española frente a la alemana subía 8 puntos básicos hasta el entorno de los 170 puntos, mientras los inversores vendían papel español ante el temor de que las elecciones europeas desestabilicen la gobernanza de la zona euro.

"Se están posicionando negativamente. Todo el mundo estaba muy largo desde principios de mayo con muchas expectativas de que el Banco Central Europeo ofrezca algún estímulo en junio", dijo Owen Callan, analista senior de Danske Bank. (Información de Andrés González; Edición de Inmaculada Sanz)