Rentabilidad del bono español cae a mínimo de 2005 por expectativas BCE

martes 4 de marzo de 2014 19:09 CET
 

LONDRES, 4 mar (Reuters) - Las rentabilidades del bono español caían el martes a los niveles más bajos en ocho años y medio al disminuir la preocupación de los inversores por las tensiones en Ucrania y tras reenfocar el mercado sus expectativas en una posible nueva relajación de la política monetaria del Banco Central Europeo en esta semana.

Los bonos de España y de Italia se comportaban mejor que su homólogo alemán y otros bonos de máxima calificación crediticia, que devolvían parte de sus ganancias después de que Rusia ordenara volver a los cuarteles a las tropas desplegadas en unos ejercicios militares cerca de la frontera con Ucrania.

Los bonos italianos y españoles mostraban una gran resistencia ante las tensiones geopolíticas, sin verse afectados por la reciente aversión al riesgo, lo que es otro indicio de que las preocupaciones por la crisis de la deuda de la zona euro han disminuido.

Las apuestas de que el Banco Central Europeo (BCE) podría relajar su política monetaria, como pronto posiblemente ya este jueves, originó la toma de posiciones en alguno activos de menor calidad crediticia para maximizar los beneficios.

"(Los bonos italianos y españoles) siguen estando en este sitio agradable donde las rentabilidades, al menos en términos comparativos, siguen siendo atractivamente altas", dijo David Schnautz, estratega de Commerzbank.

"Eso es la tendencia actual en grandes rasgos y es posible que (los bonos) sigan adentrándose un poco más en este entorno de rentabilidades bajas, lo que podría verse reforzado por (el presidente del BCE Mario) Draghi y el BCE el jueves".

La rentabilidad del bono español a 10 años caía 7 puntos básicos al 3,45 por ciento, su nivel más bajo desde octubre de 2005, mientras que el homólogo italiano cedía 4 puntos básicos al 3,42 por ciento, volviendo a la cota más baja en ocho años alcanzada la semana pasada.

Los indicios de una recuperación económica en la zona euro, la mejora de las perspectivas de los ratings y el compromiso del BCE de hacer todo lo que fuera necesario para salvar el euro han mantenido alejados a los bonos españoles e italianos de las turbulencias registradas en los mercados emergentes. (Información de Emelia Sithole-Matarise. Traducido por Rodrigo de Miguel en la Redacción de Madrid)