Consorcio de Sacyr amenaza con suspender obras en Canal de Panamá

miércoles 1 de enero de 2014 23:02 CET
 

MADRID, 1 ene (Reuters) - El consorcio encargado de la ampliación del Canal de Panamá, liderado por la constructora española Sacyr, ha avisado a las autoridades panameñas de que podría suspender las obras ante la falta de un acuerdo para desatascar un proyecto con unos sobrecostes de 1.600 millones de dólares.

"Ante la falta de respuesta por parte de la ACP y del seguimiento de las conversaciones iniciadas, Grupo Unidos por el Canal (GUPC) ha enviado a la Autoridad del Canal de Panamá la nota de preaviso de suspensión de los trabajos (...) para la construcción del tercer juego de esclusas", dijo el consorcio en un comunicado.

El grupo de empresas -también constituido por la italiana Impregilo, Impregilo de Italia, la belga Jan De Nul y la local Constructora Urbana- añadió que la ACP tiene ahora 21 días para cumplir con los requerimientos del consorcio, periodo en el que "los trabajos continuarán con normalidad".

El consorcio lamenta que la autoridad adjudicataria no haya atendido a sus peticiones de reunión para resolver "los grandes problemas financieros" que están afectando a un proyecto que permitirá el paso de barcos de mayor tamaño.

"Por todo ello, GUPC reitera que no puede continuar una obra en la que se proyecta 1.600 millones de dólares en sobre costos, que son responsabilidad del empleador, siempre bajo el contrato y las Leyes Panameñas y a pesar de que GUPC ha remitido diferentes propuestas específicas, ACP ha rehusado discutirlas hasta la fecha".

Entretanto, la autoridad adjudicataria asegura -según recogen medios panameños y españoles- que no se someterá a presiones del consorcio de Sacyr y exige que éste respete el contrato firmado. Ese texto establece que cualquier reclamación sea atendida en primera instancia por la propia ACP, en segunda instancia por el organismo resolución de conflictos DBA (Dispute Adjudication Board) y en tercera por un organismo internacional de arbitraje.

Hasta la fecha se han activado las dos primeras instancias y las empresas aseguran que las autoridades panameñas no ha tenido en cuenta las decisiones que ha tomado el DAB de cara a una conciliación de las partes.

El consorcio de Sacyr e Impregilo se adjudicó en julio de 2009 por un importe de 3.120 millones de dólares el plan de expansión de esta vía interoceánica.

El proyecto ahora bajo amenaza, que en principio iba a concluir en 2014 y contemplaba la construcción de esclusas y cuencas colectoras de agua, se enmarca en un proyecto de ampliación global de 5.250 millones de dólares para un canal por el que pasa un 5 por ciento del comercio mundial. (Información de Jose Elías Rodríguez; Edición de Inmaculada Sanz)