11 de octubre de 2013 / 8:31 / hace 4 años

Eléctricas europeas piden el fin de subsidios a renovables

Por Geert De Clercq

BRUSELAS, 11 oct (Reuters) - Los consejeros delegados de diez eléctricas que en conjunto suman la mitad de la capacidad de generación eléctrica de Europa están pidiendo el fin de los subsidios a la energía eólica y solar, que dicen añaden demasiada potencia a un mercado que ya lucha con la sobrecapacidad.

Los CEO del denominado Grupo Magritte también piden un mecanismo de capacidad a escala europea que pagaría a las eléctricas por mantener capacidad de generación en "standby" y quieren que la UE impulse su programa de emisiones de CO2, cuyos bajos precios no han conseguido fomentar carburantes con bajas emisiones como el gas natural y la energía nuclear.

Desde su primera reunión en Bruselas la pasada primavera en el museo del artista surrealista belga Rene Magritte, este grupo informal ha hecho lobby ante la Comisión Europea y los gobiernos nacionales para cambiar la política energética de la UE, que según ellos no ha conseguido su triple objetivo de recortar los precios, reducir las emisiones de dióxido de carbono y garantizar la seguridad de suministro.

El grupo -que incluye eléctricas de primera fila como la francesa GDF Suez, la alemana E.ON, la española Iberdrola y la italiana Enel - ha tenido impacto, ya que varios países como España, Alemania y Francia han revisado o van a revisar sus programas de apoyo a las energías renovables.

En una conferencia de prensa sin precedentes con la asistencia de 10 consejeros delegados en Bruselas este viernes, el grupo Magritte espera presionar a los legisladores comunitarios antes de la cumbre energética que tendrá lugar a principios del año que viene y quiere que se considere a la energía eólica y solar como sectores maduros que ya no necesitan recibir primas.

"La política energética europea se ha topado con una pared", dijo el consejero delegado de GDF Suez, Gerard Mestrallet.

Con la demanda eléctrica en descenso por culpa de la crisis económica y el impulso hacia la eficiencia energética de la UE, los precios mayoristas de la electricidad ha caído alrededor de la mitad desde 2008, mientras que los precios minoristas que pagan los consumidores siguen cerca de niveles récord.

El grupo dijo que en los últimos cuatro años, la factura eléctrica de los consumidores domésticos ha subido un 17 por ciento, mientras que la de los consumidores industriales se ha encarecido un 21 por ciento.

Las eléctricas dicen que en un mercado eléctrico europeo que ya sufre de un exceso de capacidad, las generosas primas que reciben las renovables han llevado a una ola de inversiones en energía solar y eólica, tecnologías que disfrutan de prioridad para acceder a la red a unos precios fijos y por encima del mercado, lo que está causando que la capacidad térmica existente no sea rentable.

"En sectores como el siderúrgico, automovilístico y de refino, cuando hubo exceso de capacidad, se cerró capacidad. Pero en el sector energético, hemos subvencionado masivamente capacidad adicional en solar y eólica, lo que nos ha llevado a la absurda situación en la que hoy nos encontramos", dijo Mestrallet.

RIESGO DE APAGONES

Los críticos argumentan que las eléctricas tradicionales han ignorado durante mucho tiempo las energías solar y eólica, con el resultado de que estas nuevas tecnologías son propiedad principalmente de actores de fuera del sector: paneles solares en manos de ciudadanos particulares y aerogeneradores de pequeñas empresas energéticas, ayuntamientos y cooperativas ciudadanas.

La sobrecapacidad de generación eléctrica se ha visto agravada por el boom del gas no convencional en Estados Unidos, que ha causado una inundación de carbón estadounidense barato en Europa porque las eléctricas estadounidenses se han pasado a las centrales alimentadas por gas.

Esto ha forzado a las eléctricas europeas a cerrar 51 gigavatios de modernas centrales de gas, el equivalente a la capacidad combinada de Bélgica, la República Checa y Portugal.

El cierre de estas flexibles plantas de gas está poniendo en peligro la seguridad energética de Europa, dijo Mestrallet, porque estas plantas son un respaldo esencial para la intermitencia del viento y del sol.

Mestrallet dijo que aunque Europa puede lidiar con inviernos largos y fríos como el de 2012-13, una racha de dos semanas de tiempo muy frío con temperaturas de 10 grados bajo cero podría conllevar apagones por la falta de capacidad de respaldo.

El grupo -que también incluye a la germana RWE, la italiana Eni, la española Gas Natural, la sueca Vattenfall, la checa CEZ y la holandesa GasTerra- pide que la UE fije sistemas de remuneración que pague a las eléctricas por la capacidad de respaldo.

Los esfuerzos hacia un mecanismo de capacidad paneuropeo han tenido poco éxito hasta la fecha, pero ha habido una serie de esfuerzos nacionales para implantar sistemas de respaldo. (Editado por David Cowell, traducción de Jose Elías Rodríguez)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below