10 de octubre de 2013 / 12:41 / hace 4 años

Las ciudades españolas buscan el dinero de adivinos y amos de perros

Por Clare Kane

MADRID, 10 oct (Reuters) - Los vagabundos, amantes de los perros y adivinos que se aventuren en las transitadas calles de Madrid pueden tener que recurrir al bolsillo ya que las autoridades municipales de la capital y de otras localidades están buscando soluciones creativas frente a sus problemas financieros.

El Ayuntamiento de Madrid esbozó esta semana sus planes de imponer multas de 750 euros para actividades públicas como pedir dinero a la puerta de los centros comerciales, alimentar o lavar a los perros, leer las cartas del tarot o hacer acrobacias con una bicicleta.

Abrumados por las deudas desde el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008, las comunidades autónomas y los ayuntamientos han visto caer sus ingresos, mientras el desempleo se sitúa inflexiblemente por encima del 25 por ciento y la inversión corporativa apenas existe. Muchos deben millones a proveedores y personal.

Desde el año pasado, varios han buscado nuevas formas de hacer frente a la falta de fondos, introduciendo impuestos a las bolsas de plástico, al juego y a las estancias turísticas, o multas por patinar, encender fuegos o beber u ofrecer masajes en la calle.

La estrategia parece dar resultado, con un aumento del 25 por ciento en los ingresos de las 17 comunidades autónomas hasta 168.000 millones de euros con una subida de los impuestos directos e indirectos.

Se espera que los ingresos crezcan hasta 2016, lo que también es bueno para el Gobierno central, que gastó 70.000 millones de euros en 2012 y 2013 para sacar de apuros a regiones y ciudades.

Los gobiernos locales se endeudaron durante la burbuja inmobiliaria, cuando disfrutaban de grandes inversiones e ingresos por impuestos mientras las constructoras se apresuraban para construir a lo largo de todo el país.

“Hubo un impuesto que funcionó muy bien durante muchos años y dio mucho dinero a los ayuntamientos y que fue el impuesto a la construcción... Ahí hay un agujero”, dijo Javier Suárez, profesor de la Universidad de Oviedo.

¿CRIMINALIZAR LA POBREZA?

Pero las nuevas multas e impuestos también tienen sus detractores.

El alto paro ha hecho crecer el número de personas sin hogar en las calles de Madrid, al igual que el de vendedores ambulantes y mendigos, a los que se dirigirían las nuevas multas propuestas en la ciudad.

El ayuntamiento madrileño también ha propuesto una multa por acampar en la Puerta del Sol, donde nació el movimiento de los “indignados” que inspiró a otras protestas en todo el mundo.

“La estrategia de criminalizar la pobreza siempre ha dado resultados, pero es feo”, dijo Jesús Sandin, jefe del programa para personas sin hogar de la ONG Solidarios.

“Hablamos de culpar a personas que no tienen otra opción que usar el espacio público porque no tienen casa ni trabajo por el deterioro de una ciudad que hace sólo un momento quería albergar unos Juegos Olímpicos, lo que es un poco injusto”, dijo.

En Valencia - con una gran resaca financiera tras el enorme gasto durante décadas - espera obtener unos 9,5 millones de euros en multas en 2013, algo más que en 2012.

En marzo, durante las Fallas, las autoridades introdujeron una multa de 300 euros para los niños menores de ocho años pillados tirando petardos, según medios locales.

Los padres se indignaron el año pasado cuando algunas regiones multaron a los niños que llevaban comidas en tarteras a la escuela, incluso aunque no comiesen en el comedor escolar.

IMPUESTOS A LOS SERVICIOS

Las nuevas propuestas en Madrid, que ha prometido recortar los impuestos locales desde 2015, podrían entrar en vigor este año. También incluye una multa de hasta 3.000 euros por colocar macetas de forma no adecuada en los balcones.

Dolores Navarro, responsable municipal de Servicios Sociales, dijo que las multas estaban más encaminadas a hacer más habitable la ciudad en lugar de simplemente recaudar dinero.

“Cualquier ley o regulación tiene que tener algún tipo de sanción... La gente no aprende sin algún tipo de castigo”, dijo.

En Sevilla, el ayuntamiento ha congelado los impuestos, aunque ha introducido nuevas cargas para los servicios públicos, entre ellos una tasa de 12 euros para entrar en el Alcázar por la noche.

“Hay cierto margen para cargar los servicios, porque ahora muchos servicios están subvencionados por los ayuntamientos sin motivo”, dijo el profesor Suárez.

Ni siquiera los muertos son una excepción. Los costes funerarios han aumentado en varias ciudades y el ayuntamiento de Zaragoza elevó los precios por el mantenimiento de los mausoleos a 123,30 euros desde 34,65 euros. (Información adicional de Anna Claeys. Traducido por Rodrigo de Miguel en la Redacción de Madrid)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below