3 de octubre de 2013 / 12:07 / en 4 años

RPT-ANÁLISIS-Banca española, en punto de mira por créditos y pruebas Europa

* Banca española, obligada a seguir reforzando capital

* Provisiones por refinanciaciones llegarían hasta 10.000 mls

* Refinanciaciones dejan en evidencia a Liberbank y a BMN

* Exane ve necesario más provisiones ante pruebas Europa

* Deutsche ve incluso déficits capital gran banca España

Por Jesús Aguado

MADRID, 3 oct (Reuters) - La banca española se verá obligada a seguir reforzando su solvencia eventualmente con ampliaciones de capital al incrementarse las necesidades de provisiones para cubrir sus carteras crediticias antes de encarar las próximas pruebas a la banca en Europa.

"La banca ya ha cumplido o al menos adelantado en junio gran parte de las exigencias de refinanciaciones pero el incierto panorama económico y unas nuevas pruebas sobre los balances de la banca en Europa, más exigentes, le van a demandar más provisiones y más capital", dijo una fuente bancaria con conocimiento de las negociaciones entre el FMI, el BCE, la Comisión Europea y la banca española.

El Banco de España había dado de plazo hasta el 30 de septiembre para que las entidades desglosaran sus eventuales necesidades de provisiones para afrontar el ejercicio de reclasificación de sus créditos refinanciados, considerados por muchos analistas como una fuente de pérdidas ocultas del sector, y que ha llevado la mora a un récord del 12 por ciento en julio .

A pesar de las recomendaciones sobre una mayor transparencia, el Banco de España no tiene previsto publicar los resultados de este análisis, y los bancos señalan que facilitarán sus datos durante la publicación de resultados del tercer trimestre.

El propio presidente del BCE, Mario Draghi, reconoció el miércoles que era muy difícil saber cuáles serían las necesidades en particular de cada entidad española en las próximas pruebas que se realizarán próximamente en Europa - incluyendo la clasificación de los créditos - si bien reconoció que, en general, el sector estaba preparado para encararlas .

En un intento por recuperar la confianza de los inversores, el Banco de España anunció una redefinición de los conceptos de riesgo en las refinanciaciones que obligaban a las entidades a realizar reservas por los créditos reestructurados.

Las reestructuraciones debían ser reclasificadas como riesgo subestándar y por ello provisionarse a una media que analistas estimaban en torno al 15 por ciento frente a la consideración de "normal" altamente utilizada anteriormente.

Esto ha dejado especialmente señaladas a algunas de las antiguas cajas como Liberbank y BMN y, en menor medida, a Popular y a Bankinter tras los datos presentados por estos bancos a junio, aunque en el caso de Bankinter su exposición a refinanciados era mínima.

Fuentes bancarias situaron el rango de nuevas necesidades de provisiones entre 5.000 millones y 10.000 millones de euros. El propio Gobierno ha situado en un máximo de hasta 10.000 millones de euros las nuevas necesidades de provisiones.

Algunas entidades se apresuraron a decir que ya han hecho sus deberes o están a punto de finalizarlos.

Banco Santander, que reclasificó a junio como créditos dudosos 2.000 millones de euros, dijo que no requeriría fondos adicionales para cumplir con la normativa de reclasificación del Banco de España.

BBVA dio a entender que la normativa sobre reclasificaciones tendría un impacto limitado y lo cifró eventualmente en unos 600 millones de euros.

MÁS PROVISIONES POR PRUEBAS EUROPEAS

Sin embargo, el mercado vuelve a mirar con cierto escepticismo estas previsiones a la vista de los nuevos ejercicios de resistencia que tiene que afrontar la banca en Europa y el incierto panorama económico e incluso algunos ven ciertos aprietos para la gran banca española.

Deutsche Bank consideró en un informe reciente que tanto Santander como BBVA podrían tener unos déficit de capital de 1.947 millones de euros y 1.328 millones de euros, respectivamente, como consecuencia del nuevo ejercicio de revisión de activos (AQRs, por sus siglas en inglés) en el que se incluyen los créditos refinanciados.

Las autoridades europeas prevén realizar este ejercicio a partir de octubre con unos parámetros de evaluación presumiblemente más exigentes pero todavía bajo estudio. Estas pruebas se completarían en 2014 con nuevos ejercicios de resistencia.

"Es muy difícil establecer si son suficientes las provisiones reportadas por las entidades a junio porque se trata de datos heterogéneos, pero todo apunta a que las autoridades internacionales van a pedir más coberturas de las que existen actualmente a la vista del deterioro de los balances", dijo otra fuente familiarizada con las negociaciones entre Bruselas y la banca española.

En el Banco de España dicen desconocer qué parámetros se emplearán en la próxima revisión de activos en Europa y se limitan a señalar que las autoridades europeas revisarán la correcta clasificación de la caretera de créditos sin exigir más coberturas.

Por su parte, el broker Exane BNP Paribas estimó en un informe reciente sobre la banca española como claramente insuficientes tanto el nivel de provisiones como los ratios de cobertura -- un 19 por ciento de media sobre créditos refinanciandos de los seis principales bancos españolas -- a pesar del reciente esfuerzo realizado en el reconocimiento de este tipo de préstamos.

"Consideramos razonable pensar que los bancos necesitarán más provisiones para afrontar las reestructuraciones del pasado, particularmente si, tal como esperamos, el ejercicio de AQRs apunta a potenciales riesgos ocultos (en los balances)", según BNP.

Exane considera que si se incrementase hasta el 35 ó 40 por ciento el nivel de coberturas de la banca española a sus créditos refinanciados, las entidades necesitarían unos 25.000 millones de euros adicionales para cubrir este tipo de préstamos y apuntaban por ello a posibles ampliaciones de capital.

En este mismo sentido, una fuente de un banco español reconoció que en las negociaciones con la troika se estaba pidiendo expresamente a la banca diferentes alternativas para reforzar su capital, ampliaciones incluidas, como la recientemente realizada por Sabadell.

Esta fuente añadió que las ampliaciones serían un esfuerzo que se estaría pidiendo a las entidades a cambio de que Bruselas reconozca como capital de máxima solvencia una parte de los 50.000 millones de euros que el sector tiene acumulados en activos fiscales diferidos.

"El Gobierno y la banca española se encuentran negociando a contrarreloj para lograr un tratamiento más favorable a los activos fiscales, pero a cambio te piden sin tapujos desde Bruselas que las entidades mejoren su capital, incluso a través de ampliaciones", agregó esta fuente. (Editado por Carlos Ruano)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below