BREAKINGVIEWS/Inversores ignoran separatismo Cataluña

martes 1 de octubre de 2013 17:21 CEST
 

(La autora es columnista de Reuters Breakingviews. Las opiniones expresadas son suyas.)

Por Fiona Maharg-Bravo

MADRID, 1 oct (Reuters Breakingviews) - A los inversores no les gusta la incertidumbre, pero parece que no la temen en Cataluña. Las primeras páginas de los periódicos están llenas de titulares sobre la intención de Cataluña de "ejercer su derecho a decidir" pero, pese a todo el ruido generado, los inversores tanto nacionales como extranjeros no se muestran impresionados.

Las últimas cifras sobre la inversión directa en Cataluña arrojan un aumento del 42 por ciento hasta 1.700 millones de euros en la primera mitad del año. Es un resultado mejor que el logrado por la mayoría de las demás regiones españolas, incluyendo Madrid.

Dos grupos extranjeros invirtieron recientemente 435 millones de euros en Banco Sabadell, una entidad financiera catalana. De hecho, los inversores parecen volver a tomar posiciones en acciones españolas -- el principal índice bursátil español, el Ibex 35 --, ha subido casi un 10 por ciento en septiembre. Y los últimos informes de las casas de análisis apenas mencionan el tema de la independencia de Cataluña, una de las regiones más ricas de España en términos de ingresos per cápita.

La posibilidad de una secesión parece remota. Además de sortear los obstáculos recogidos en la Constitución española, la región tendría que solicitar la readmisión a la Unión Europea.

Es poco probable que su solicitud tuviera éxito ya que requeriría unanimidad por parte de todos los miembros comunitarios, incluyendo España. Otro impedimento podría ser la moneda. Cataluña podría adoptar el euro sólo de forma pasiva, pero no contaría con ningún banco central y sus entidades no podrían participar en las operaciones de financiación del Banco Central Europeo. Además, la balanza de comercio exterior de Cataluña solo registra superávit gracias a España.

Quedan más escollos, incluyendo el difícil reparto de activos y deuda. Cataluña es una de las regiones más endeudadas y este lastre podría superar el 80 por ciento del Producto Interior Bruto tras asumir su parte de la deuda pública española. ¿Estaría dispuesto el Estado catalán a hacerse cargo de los 5.200 millones de euros de fondos públicos aportados a CAM para su venta a Sabadell? ¿Y se prestaría a asumir los miles de millones de euros que recibió Caixa Catalunya?.

Pocos dudan de la viabilidad de un estado catalán en el largo plazo -- en el escenario improbable de una secesión amistosa -- pero los costes causados por la ruptura serían prohibitivos en la crisis actual.

Cataluña sigue siendo un problema político para el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Su oposición a un referéndum alegando motivos legales aumenta la frustración en Cataluña. El presidente catalán Artur Mas quiere impulsar celebrar una consulta popular el próximo año, siempre que se respete el marco legal. En esta situación, a las dos partes no les quedará otro remedio que negociar. Entretanto, los inversores deberían preocuparse más por el aumento del endeudamiento de España y por su elevada tasa de paro que por un desordenado, y por eso improbable, proceso de secesión. (Traducido por Robert Hetz)