DATOS CLAVE sobre autoconsumo eléctrico

miércoles 14 de agosto de 2013 12:52 CEST
 

MADRID, 14 ago (Reuters) - En el marco de las directivas europeas sobre eficiencia energética y energías renovables y dentro de la reforma del sector eléctrico español anunciada el pasado julio, el Gobierno redactó un borrador para regular la producción y suministro de energía eléctrica con autoconsumo que ahora está siendo estudiado por la Comisión Nacional de la Energía.

Según los expertos consultados, la propuesta del Ministerio de Industria va contra los principios de eficiencia energética y detrae el interés en emprender nuevos proyectos privados no aislados de la red eléctrica, mientras que los ya existentes tendrán que ser debidamente registrados en el plazo de dos meses bajo la amenaza de fuertes multas.

A continuación, algunos apuntes sobre el autoconsumo eléctrico así como los puntos más destacados del borrador de real decreto al que tuvo acceso Reuters:

- El autoconsumo energético es una alternativa que los consumidores tienen para producir su propia energía y ahorrar en la factura de la luz que ya existe en países europeos como Alemania o Italia.

- Cuando se hace bajo la modalidad de "balance neto", el usuario vende la energía sobrante que produce su instalación, durante el día en el caso de placas solares, y compensa este saldo con la energía que consume de su compañía eléctrica cuando la instalación no está en funcionamiento porque no hay sol.

- Aunque resulta difícil cuantificar el número de pequeñas instalaciones de autoconsumo (algunas consisten apenas en un par de placas solares para alimentar un frigorífico), se estima que podrían superar las 200.000 y es relativamente simple y asequible hacerse con pequeños equipos solares en Internet a partir de unos 300 euros.

El coste por kilovatio instalado se encuentra, según datos de la patronal de instaladores FENIE, entre 1.600 y 2.100 euros, a lo que hay que sumar en muchos casos las condiciones técnico-económicas que conlleva el contrato de acceso a la red que se firma con la compañía eléctrica.

Los trámites administrativos para una instalación en España consumen cerca de nueve meses, tres veces más que en Alemania, y el periodo de amortización es ahora de 5 años, aunque podría subir hasta 17 años si finalmente se aprueba el borrador.   Continuación...