Un viaje en tren hacia las fiestas que terminó en tragedia

jueves 25 de julio de 2013 15:51 CEST
 

Por Por Teresa Medrano

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 25 jul (Reuters) - El ambiente festivo dominaba entre los 218 pasajeros del tren que salió puntualmente el miércoles a las 15:00 horas desde Madrid y que iba a dejar en Santiago de Compostela a muchas personas que querían celebrar la festividad del Apóstol, ajenos a que cinco horas y media después protagonizarían la peor tragedia ferroviaria de España en medio siglo.

Tomás López es un coruñés cuyos hijos y mujer viajaban en el tren después de realizar una visita cultural a Madrid.

"Yo me quedé en La Coruña. Mi hija está bien pero mi mujer y mi hijo no se dónde están. Lo peor es la incertidumbre, es lo más desesperante", dijo a Reuters, poco antes de romper a llorar en el hospital donde se atiende a los heridos en Santiago.

Una mujer de Talavera de la Reina, que no reveló su nombre, y sus dos hijos llegaron a Galicia hace unos días porque sus hijos querían conocer la tierra de la familia, de origen gallego.

"Los niños querían conocer las raíces. Mi marido vino el miércoles por trabajo. Ayer me dijeron que estaba bien, se lo dije a mis hijos, pero se acaba de morir. Era mi vida", dijo la mujer entre sollozos apoyada en un familiar que también lloraba.

Otros viajeros tuvieron más suerte. Elena, una vallisoletana de unos 30 años, y tres amigas con las que viajaba a Santiago para disfrutar de las fiestas son cuatro de las supervivientes del accidente que dejó 78 muertos y 178 heridos.

"Fue un susto muy grande", dijo con rasguños en la cara y una camiseta azul celeste agujereada, en el hospital donde se está tratando a los heridos.

El viaje, de 7 horas y 36 minutos de duración, se desarrollaba según lo previsto, pero a las 20:41 horas, el tren Alvia de ocho vagones descarriló y volcó al tomar una curva a gran velocidad en la localidad de Angrois.   Continuación...