12 de julio de 2013 / 18:14 / hace 4 años

DATOS CLAVE - España aprueba reforma energética

Por Jose Elías Rodríguez y Andrés González

MADRID, 11 jul (Reuters) - Tras un año medio de tensa espera que ha desquiciado al sector energético español, el Gobierno por fin anunció el viernes la reforma con la que pretende desactivar el problema estructural del déficit de la tarifa eléctrica, una bola de 26.000 millones de euros en términos acumulados y que crece año a año a un ritmo de entre 4.000 y 5.000 millones de euros.

A continuación, datos clave sobre las medidas anunciadas, así como sobre el sector de energía eléctrica español y el déficit de tarifa.

MEDIDAS DE AHORRO URGENTES

La primera repercusión directa de la reforma venddrá con la aplicación de un real decreto de medidas urgentes que entrará en vigor de forma inmediata y que recortará los costes del sistema en 2.700 millones de euros a partir de 2014, incrementando también el coste de la luz para los usuarios en 900 millones de euros.

El Gobierno aportará mediante los Presupuestos Generales del Estado otros 900 millones de euros en 2014.

La reforma cambia el modelo de retribución de energía tanto para energías renovables como para convencionales introduciendo una "rentabilidad razonable" que Industria vincula a la rentabilidad del bono español a diez años más 300 puntos básicos, pudiendo modificar los márgenes en función de la demanda eléctrica, lo que implica una rentabilidad del 7,5 por ciento para los próximos seis años.

En cuanto a la remuneración de las instalaciones de transporte y distribución de energía, se fija en 200 puntos sobre el bono de referencia, lo que supone el 6,5 por ciento para los próximos años.

Además, la reforma prevé el cierre de 6.000 megavatios de los 26.000 megavatios de ciclos combinados instalados actualmente y el cambio de estatus de los saltos de agua, que serán considerados como activos de almacenamiento y se les aplicará la correspondiente tasa lineal a la generación eléctrica.

CÓMO SE ARTICULA LA REFORMA

Además del real decreto ley, está previsto el desarrollo de otros ochos decretos leyes que estudiará primero la Comisión Nacional de la Energía, además de un proyecto de ley que seguirá la vía de tramitación parlamentatria y que abordará aspectos más estructurales.

El lunes el Gobierno remitirá a la Comisión Nacional de la Energía para su valoración un total de ocho reales decretos: transporte, distribución, renovables, renovables para extrapeninsulares, extrapeninsulares, consumo, autoconsumo y suministro.

CONSECUENCIAS PREVISIBLES Y EMPRESAS AFECTADAS

Aunque existe una importante industria auxiliar en el sector energético, hay dos bloques principales de empresas sobre las que tendrá impacto: las eléctricas tradicionales y las empresas con inversión en energías eólicas y solares.

A ambos grupos se unen los gestores de las redes de electricidad y gas, Red Eléctrica REE y Enagás , pero además la reforma podría abrir la caja de los truenos en el sector bancario español, que financió la expansión verde con cerca de 19.000 millones de euros.

Endesa, controlada por el grupo italiano Enel soporta en sus cuentas el 44 por ciento del déficit, mientras, Iberdrola el 35 por ciento, Gas Natural el 13,7 por ciento e Hidrocantábrico el 6 por ciento.

La nueva retribución de las energías renovables probablemente multiplicará la litigiosidad en un sector que ya ha iniciado causas de arbitraje internacional y otras acciones legales. Fondos europeos, estadounidenses, japoneses e inversores de Oriente Próximo inyectaron fuertes sumas en renovables al calor del generoso sistema de primas.

Entre las empresas cotizadas españolas que apostaron por las energías limpias destacan Acciona (eólica y termosolar), Abengoa (termosolar), Gamesa (eólica), ACS, FCC o Solaria (fotovoltaica).

LA LUZ SUBIRÁ

A pesar de las intenciones de los responsables de Industria de no cargar el déficit sobre las familias españolas ni dañar la competitividad de las empresas, los recortes anunciados no cubren el crecimiento anual del déficit tarifario, por lo que se avecinan subidas en el recibo eléctrico del 3,2 por ciento, más elevado ya que en la media europea, en un contexto económico recesivo con el 26 por ciento de la población en paro.

EL DÉFICIT

El déficit tarifario, causado por el desfase entre los costes y los ingresos regulados del sistema eléctrico, es un problema de dimensiones financieras que las iniciativas adoptadas por los distintos gobiernos no han podido atajar hasta la fecha.

Se trata de una deuda de los consumidores españoles con las principales eléctricas españolas, a las que se les concede derechos de cobro que se saldan mediante titulizaciones de deuda del Estado. Simplificando, los ingresos procedentes de las subastas de títulos públicos en el mercado van a parar a las eléctricas y los pagos a los inversores de dichos títulos se amortizan por los consumidores a través de la tarifa eléctrica.

De los 26.000 millones de déficit hasta abril de 2013, hay 22.000 millones que han sido ya emitidos, la gran mayoría por parte del Fondo de Amortización del Déficit Eléctrico (FADE), entidad pública con aval del Estado.

El Gobierno avalará otros 4.000 millones de euros para su titulización mediante el FADE, pero el eventual déficit que se genere en 2013, que una alta fuente de industria calculó en hasta 3.000 millones de euros, pesará en el balance de las empresas que lo cobrarán en los próximos 15 años.

El componente regulado, que incluye los denominados peajes, constituye aproximadamente la mitad del complejo recibo de la luz que pagan más de 20 millones de hogares en España. Dentro de los numerosos peajes, destacan los costes de distribución y transporte, así como las las primas al régimen especial (principalmente energías renovables), que el regulador energético CNE cifra en en cerca de 9.000 millones de euros.

A partir de 2014, se limitará por ley el déficit hasta un máximo del 2,5 por ciento de los costes del sistema (aproximadamente 500 millones de euros) y se establecerá un mecanismo que obligue a subir los ingresos o reducir los costes en cuanto se produzca nuevo déficit.

BONO SOCIAL POR RENTA, TUR CAMBIA DE NOMBRA

El bono social, una tarifa especialmente reducida para consumidores como familias numerosas y que supone unos costes de alrededor de 200 millones anuales, se limitará en función de la renta de los consumidores, mientras que la Tarifa de Último Recurso (TUR) cambiará su nombre.

El bono social será pagado por las grandes empresas integradas (Endesa, Iberdrola, Gas Natural) y "se establecen límites de renta para el bono social y sólo para primera residencia", según indicó una fuente de Industria.

Fuentes: Datos de Reuters, Comisión Nacional de la Energía. (Editado por Tomas Cobos)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below