Pescanova infló beneficios presentando deuda inferior a real -auditor

miércoles 10 de julio de 2013 20:11 CEST
 

MADRID, 10 jul (Reuters) - Los antiguos gestores de Pescanova presentaron datos de deuda muy inferiores a los reales con el fin de hinchar sus resultados, según una auditoría que indica que se desarrollaron prácticas irregulares de manera planificada en el grupo de congelados, actualmente en concurso de acreedores.

"Los hechos, operativas y prácticas desarrolladas por el Grupo Pescanova no fueron fortuitas, sino que fueron resultado de una planificación de forma consciente que se han venido realizando durante varios años por parte de la dirección de Pescanova", dijo el miércoles Pescanova en un documento en el que resume las conclusiones de KPMG en su papel de auditor "forensic", una figura encargada de investigar potenciales fraudes en la contabilidad de las empresas.

"Existen indicios fundados de que determinadas personas de la cúpula directiva de Pescanova han instruido, ejecutado, llevado a cabo o conocido, en mayor o menor medida, dichas prácticas", indica el administrador concursal Pescanova citando a KPMG.

El presidente y primer accionista del grupo, Manuel Fernández de Sousa-Faro, así como el consejero y accionista Alfonso Paz-Andrade Rodríguez, el accionista José Antonio Pérez-Nievas y otros altos dirigentes del grupo se encuentran imputados por supuesto falseamiento de cuentas y uso de información relevante.

Según KPMG, la deuda financiera neta del grupo al 31 de diciembre de 2012 era de 3.281 millones de euros, frente a los 1.600 millones de euros declarados en el último resultado conocido a septiembre de 2012, y el patrimonio del grupo era negativo en 927 millones de euros.

Se trataría, de esta manera, del tercer concurso de acreedores por volumen de deuda en la historia de España, detrás de las inmobiliarias Martinsa-Fadesa y Reyal Urbis.

La situación concursal de Pescanova se produjo después de que el propio presidente del grupo reconociese un volumen de deuda no declarado que impidió presentar las cuentas, en medio de una guerra de acusaciones entre distintos accionistas y ex gestores de la compañía.

Además, diversas operaciones de venta de acciones de algunos gestores -entre ellos Fernández de Sousa-Faro- antes de la situación concursal y de un importante descalabro bursátil han sido objeto de investigación por parte del regulador bursátil hace meses.

Santiago Hurtado, en representación del administrador concursal (Deloitte), indica en el documento remitido al regulador bursátil que las conclusiones de KPMG serán tenidas en cuenta a la hora de formular las esperadas cuentas anuales de 2012. El informe de KPMG apunta a que la práctica de inflar los beneficios presentando una deuda menor a la real se produjo "durante los últimos ejercicios".

Entre las prácticas detectadas por el auditor forensic, destacan también operaciones que "pueden ser consideradas como irregulares desde un punto de vista contable y financiero".

Así, KPMG señala la "formalización de créditos documentarios sin que existieran transacciones reales con mercancía, utilización de estructuras societarias instrumentales para generar financiación bancaria y resultados ficticios, líneas de factoring dispuestas sin sustancia económica, etc...". (Información de Tomás Cobos; editado por Jesús Aguado)