Weidmann del Bundesbank advierte a Europa que no reduzca esfuerzos de reforma

jueves 9 de mayo de 2013 07:50 CEST
 

BERLIN, 9 mayo (Reuters) - El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, ha dicho que los países europeos no deberían amainar sus reformas y recurrir a paquetes de estímulo para tratar el alto desempleo debido a que eso no resultará en empleos sostenibles.

En comentarios publicados el jueves, Weidmann reiteró sus críticas al fracaso de Francia de apegarse a sus metas de reducción del déficit, diciendo que la segunda mayor economía de la zona euro tuvo un papel clave al mantener la credibilidad de los esfuerzos del bloque por consolidar sus presupuestos.

"El desempleo juvenil en algunos países es realmente dramático", dijo Weidmann, según declaraciones reproducidas por el diario Westdeutsche Allgemeine Zeitung. "Pero los programas económicos y de gasto a corto plazo y la deuda cada vez mayor para las generaciones siguientes no crean los puestos de trabajo sostenibles que se necesitan con urgencia", agregó.

Con el desempleo subiendo en países como España e Italia, muchos de los responsables políticos de Europa están empezando a ver el desempleo como una crisis en sí misma, en lugar de algo que se resolverá cuando la economía mejore.

Pero Weidmann, quien también es miembro del Consejo de Gobierno del BCE, dijo que relajar el ritmo de los esfuerzos de ahorro no es la solución ya que los jóvenes necesitan perspectivas a largo plazo.

"Y sólo las empresas competitivas y una estructura económica sana puede ofrecer esto", dijo. "Una pausa en las reformas por lo tanto no será útil", agregó.

"En particular, ahora que contamos con normas más estrictas sobre la reducción del déficit, no deberíamos plantear una interrogante sobre su credibilidad, al explotar su flexibilidad", dijo.

La Comisión Europea la semana pasada dio a Francia dos años más para cumplir con su objetivo de déficit presupuestario debido a sus pobres perspectivas económicas en la zona euro afectados por la recesión.

Weidmann dijo que el hecho de que Francia aún tenga un déficit de alrededor del 4 por ciento este año, que incluso se prevé aumentará el próximo año, no indica que esté haciendo un esfuerzo por ahorrar.

"Para recuperar la confianza, no podemos sólo escribir un conjunto de reglas y prometer cumplirlas en el futuro, tenemos que llenarlas con vida", sostuvo.

El presidente francés, François Hollande, y la canciller alemana, Angela Merkel, se encuentran en lados opuestos del debate sobre si se debe promover la creación de empleo y el crecimiento a costa de la austeridad, lo que ha llevado a sugerir que su relación se ha deteriorado. (Información de Sarah Marsh; Traducido por la Mesa de Santiago; Editado por Iciar Reinlein en la Redacción de Madrid)