8 de marzo de 2013 / 11:23 / hace 4 años

ANÁLISIS-Renovables hacen de eléctricas dinosaurios energéticos

* Paneles solares convierten a consumidores eléctricos en productores

* Eléctricas se esfuerzan por adaptarse a descentralización de renovables

* Capitalización eléctricas europeas ha caído en 312.000 mln eur desde 2008

* Empresas de eficiencia energética, ganadores en este cambio

By Geert De Clercq

PARÍS, 8 mar (Reuters) - Cada nuevo panel fotovoltaico instalado en un tejado europeo erosiona el modelo de producción tradicional de las eléctricas que, de no reinventarse pronto, se arriesgan a convertirse en los dinosaurios del mercado de la energía.

El sector se enfrenta a un cambio drástico porque las energías renovables están convirtiendo a los consumidores en productores de electricidad, socavando el dominio de unas eléctricas que con sus cotizaciones en mínimos de una década y la losa de la deuda colgando del cuello cuentan con poco margen de error.

En Alemania, donde el 22 por ciento de la electricidad provino de fuentes renovables en 2012, las cuatro grandes eléctricas -E.ON, RWE, EnBW y Vattenfall Europe- están prácticamente ausentes en este nuevo sector.

De los 71 gigavatios de capacidad instalada en renovables al cierre de 2011, las cuatro apenas son propietarias del 7 por ciento, según datos del ministerio de medioambiente. Un gigavatio equivale aproximadamente a la potencia de una central nuclear.

Los particulares tenían el 40 por ciento de la capacidad en renovables, empresas energéticas de nicho un 14 por ciento, agricultores un 11 por ciento, varias empresas industriales con gran intensidad energética un 9 por ciento y entidades financieras un 11 por ciento. Pequeñas eléctricas regionales y eléctricas internacionales se repartían el restante 7 por ciento.

En el segmento solar las cuatro grandes son todavía más marginales al haber cedido el 97 por ciento del mercado a inversores ajenos al sector eléctrico, dijo Mario Richter, investigador de la Universidad de Lueneburg.

"Las eléctricas producen electricidad y aquí hay una nueva tecnología que produce electricidad y en la que no están. Han perdido totalmente su oportunidad", dijo Richter.

Richter, que ha entrevistado a 20 gestores de las eléctricas alemanas sobre el impacto de las renovables en sus empresas, dijo que a éstas les ha costado años reconocer el potencial del viento y el sol.

Solo en Baviera 200.000 de los 2,3 millones de consumidores eléctricos tiene paneles solares propios, es decir, un 8,5 por ciento de los usuarios son productores independientes.

En Italia y España, donde la energía solar aporta cerca del 3 por ciento de la electricidad, la situación es similar.

En países como Francia y Reino Unido -donde la energía solar únicamente representa el 0,4 por ciento y el 0,1 por ciento de la generación, respectivamente- la producción centralizada sigue reinando, aunque la producción de corporaciones y ayuntamientos a través de biomasa y aerogeneradores está comiendo cuota de mercado a las eléctricas.

"EROSIONANDO UN MODELO DE NEGOCIO"

Peter Terium, consejero delegado de RWE, reconoce que el desplazamiento de grandes centrales eléctricas hacia plantas descentralizadas y de renovables es un cambio fundamental que está dañando la viabilidad económica de la flota de centrales eléctricas de RWE.

"Tenemos que ajustarnos al hecho de que, a largo plazo, la ganancia de capacidad en generación eléctrica convencional será marcadamente inferior a la que hemos visto en los últimos años", dijo, añadiendo que esto ejerce presión sobre el modelo de negocio de RWE.

La ola de renovables no podía haber llegado en un momento peor.

La liberalización de los mercados de energía de Europa ha desatado una ronda de consolidación en el sector eléctrico, dejando al Viejo Continente con cerca de una docena de gigantescas y endeudadas eléctricas.

Para más inri, la demanda de electricidad, que ya acusaba el auge de la eficiencia energética, ha bajado desde que comenzó la crisis de la eurozona.

Como consecuencia, las acciones de las empresas eléctricas han sido las que peor se han comportado de los 19 sectores principales desde principios de 2008, dejándose por el camino 312.000 millones de euros de capitalizción

"UNA REVOLUCIÓN REAL"

Gerard Mestrallet, consejero delegado de la eléctrica francesa GDF Suez, dijo que hace diez años la energía europea era una yuxtaposición de monopolios regionales. "Esa época ya ha pasado", dijo ante periodistas este mismo mes.

"Algunos consumidores se han convertido en productores, es una revolución real", dijo.

GDF Suez está adaptando su estrategia a este nuevo mundo, embarcándose en tres nuevas líneas de negocios que ya han intentado otras eléctricas europeas con éxito dispar.

La primera es la de buscar crecimiento en los mercados emergentes ávidos de energía, donde el modelo centralizado de centrales térmicas sigue funcionando. El 40 por ciento de los 116 gigavatios de potencia instalada de GDF Suez se encuentra ahora en mercados de alto crecimiento.

Además, ha creado una división para ayudar a clientes institucionales a emplear la energía de forma más eficiente. La filial, que cobija a más de un tercio de los 220.000 empleados de GDF Suez, gestiona sistemas de calefacción y aire acondicionado, entre los que destacan los del emblemático rascacielos Burj Khalifa en Dubai

"Nuestra filosofía es abrazar la eficiencia energética y la energía renovable y, fundamentalmente, ser socios energéticos de nuestros clientes", dijo Mestrallet.

En tercer lugar, como casi todos sus rivales, está levantando su propio negocio de renovables, aunque se ha quedado rezagada. Las renovables representan solo un 3 por ciento de su capacidad de generación, frente al más del 30 por ciento de la española Iberdrola. Numerosas eléctricas han formado divisiones de renovables e incluso las han sacado a bolsa como la italiana Enel Green Power .

En definitiva, las eléctricas podrían convertirse en recolectores de energía eléctrica, de la misma manera que Google recolecta contenido, con la diferencia de que los reguladores requerirán que la energía siga fluyendo y las luces sigan encendidas. Varios países, incluyendo Francia, Reino Unido están preparando una legislación para la creación de mecanismos de capacidad, bajo los cuales las eléctricas recibirían pagos por mantener la capacidad en "standby".

"En un sistema eléctrico futuro, la compañía de red eléctrica podría en esencial ser una compañía de seguros, que proporciona un seguro contra la falta de sol cuando se necesita energía", dijo el economista de la Agencia Internacional de la Energía, Laszlo Varro.

Mientras tanto, las eléctricas no han determinado cómo relacionarse con los ciudadanos europeos que almacenan energía solar, que según Varro asciende al millón, principalmente en Alemania e Italia.

Las eléctricas podrían beneficiarse enormemente si no consideraran las placas solares como competencia para sus plantas térmicas sino como la entrada a un nuevo mercado, dice Richter.

Las eléctricas podrían vender placas solares, proporcionar financiación para la conexión a la red y crear servicios para generar un flujo de ingresos.

Aunque hay muchos comentarios acerca de ese modelo, hay poco ejemplos en funcionamiento. En EEUU, Austin Energy y PSEG de Nueva Jersye han puesto en marcha un experimento de ayuda a los clientes en el funcionamiento de placas solares a pequeña escala.

"Es demasiado optimista pensar que las eléctricas podrían contrarrestar una disminución del consumo o un aumento de la micro generación renovable mediante la simple creación de valor para los clientes durante la gestión de esta pérdida ", dijo Guillaumd Redgwell, analista de Liberum Capital.

El escenario más probable es que el valor perdido por las eléctricas sea capturado por empresas ajenas al sector que venden productos que permitan una mayor autarquía energética.

GANADORES EN LA ENERGÍA

Si las eléctricas son las perdedoras de este juego, los ganadores son los fabricantes de paneles y aerogeneradores, los cientos de instaladores de sistemas solares y los miles de consumidores que han convertido sus tejados en pequeñas plantas generadoras.

Otras ganadoras son las compañías del negocio de eficiencia energética; las empresas de materiales como Saint Gobain , que venden dobles ventanas; químicas como Recticel , que venden aislantes; productores de sistemas de calefacción, como Vaillant y Viessmann, que venden bombas de calor, sistemas solares y equipos de ahorro energético.

Como para ilustrar el cambio de tendencia en detrimento de las otrora poderosas eléctricas, GDF Suez perdió este mes su lugar en el índice Stoxx Europe 50 en favor de Schneider Electric, empresa especializada en sistemas de gestión de energía y redes inteligentes.

Incluso los más partidarios de la energía renovable reconocen que la generación centralizada no desaparecerá ya que la energía renovable necesitará el respaldo de plantas tradicionales.

Según Ridgwell, cuanto más tiempo haya subsidios para las energías renovables, que les permita ser más baratas, mayor la posibilidad de que su precio compita con los de la electricidad minorista.

"A largo plazo, las renovables competitivas y no subvencionadas podrían ser beneficiosas para la sociedad y una gran perdida para las eléctricas". (Información adicional de Christoph Steitz, traducción de Jose Elías Rodríguez y Carlos Castellanos)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below