Repsol ultima venta activos GNL a Shell, no incluirá Canadá- fuentes

martes 26 de febrero de 2013 15:04 CET
 

MADRID, 26 feb (Reuters) - La petrolera Repsol ultima la venta de su participación en los activos de GNL en Trinidad y Tobago y Perú a la petrolera Shell en una operación que finalmente no incluirá la planta de Canadá, dijeron el martes dos fuentes con conocimiento de la operación.

El grupo, que puso en venta los activos en julio del año pasado, desconsolidará un fuerte volumen de deuda con la venta, que podría llegar a 4.600 millones de euros según cálculos de analistas, de los cuales 1.000 millones estarían dentro del balance y otros 3.600 millones fuera de balance ligados a leasings operativos y financieros.

La operación podría cerrarse el mismo martes pero las fuentes no quisieron desvelar el monto de la venta.

Portavoces de Shell y Repsol rehusaron hacer comentarios.

"Repsol está ultimando la venta de sus plantas de GNL en Trinidad y Tobago y Perú a Shell. La operación podría firmarse esta misma tarde", dijo una fuente conocedora de la operación.

La intención inicial de la petrolera era vender el paquete completo con las tres plantas en las que participa, pero el comprador no se mostró interesado por la planta canadiense ya que los precios del gas en Norteamérica han sufrido un fuerte descenso en los últimos años por exceso de oferta motivado por el 'boom' del shale gas.

"Canaport se queda fuera de la operación y Repsol va a tener que hacer un impairment (ajuste) del valor de la planta", indicó otra de las fuentes.

En Perú, el grupo posee un 20 por ciento del activo en venta, que tiene una capacidad de tratamiendo de 5,9 bcm al año, mientras que en Trinidad y Tobago, donde la petrolera española posee una participación del 23 por ciento, la planta cuenta con una capacidad total de 21 bcm anuales.

Repsol se ha visto obligado a poner en venta uno de sus negocios más rentables, con un alza del 75 por ciento en su beneficio operativo en el tercer trimestre de 2012, presionado por las agencias de calaificación crediticia que le piden que rebaje su deuda si no quiere experimentar una rebaja de su rating.

Sin tener en cuenta el pasivo asociado a su participada Gas Natural, Repsol contaba a septiembre con una deuda de 4.918 millones de euros y un rating a un escalón del bono basura por S&P, Fitch y Moody's, las dos primeras con perspectiva estable y negativa en el caso de la agencia Moody's. (Información de Andrés González Editado por Jose Elías Rodríguez)