Monti dice que el MEDE debería ayudar directamente a los bancos

jueves 11 de octubre de 2012 22:19 CEST
 

* La unión bancaria ofrece un plan con el BCE como supervisor

* Se espera que abra camino para que el fondo de rescate ayude a bancos

* Monti dice que el MEDE debe dar ayuda directa rápida

BRUSELAS, 11 oct (Reuters) - El primer ministro italiano, Mario Monti, dijo el jueves que es esencial que el mecanismo financiero de rescate de la eurozona pueda asistir directamente a los bancos en lugar de dar ayuda a través de los gobiernos.

"Una vez se establezca el mecanismo supervisor único, el MEDE debería acceder rápidamente a la posibilidad de recapitalizar directamente a los bancos", dijo Monti en unas declaraciones preparadas para una cena ofrecida el jueves por el grupo de estudios Amigos de Europa.

"Es importante separar las responsabilidades bancarias y soberanas existentes y futuras", dijo en el texto, añadiendo que también hace falta acuerdo sobre unas normas comunes que rijan sobre los depósitos bancarios, así como sobre la resolución de la crisis bancaria.

Las declaraciones de Monti llegan mientras la UE intenta construir una unión bancaria para restaurar la confianza en una industria que lleva más de cinco años siendo muy golpeada por la crisis.

El plan contempla tres grandes pasos: el BCE asume la supervisión de los bancos de la eurozona y otros que se ofrezcan, se crea un fondo único para cerrar y resolver las deudas de los bancos fallidos, y se establece un amplio mecanismo para proteger los depósitos de los ahorradores.

Además de trabajar en un mejor control de los bancos, la nueva supervisión es importante porque permitiría al fondo de rescate de la eurozona, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), inyectar directamente el necesitado capital en bancos como los españoles.

Esta posibilidad, anunciada en junio por líderes de la eurozona, podría descarrilar, después de que Alemania, Países Bajos y Finlandia trazaran una distinción entre problemas bancarios futuros y dificultades "heredadas", lo que podría suponer que los bancos problemáticos en España e Irlanda sigan siendo responsabilidad de los estados. (Información de Luke Baker y John O'Donnell; Traducido por Cristina Fuentes-Cantillana en la Redacción de Madrid)